VENTANAS DE MI VIDA

martes, 6 de enero de 2015

RECONOCIMIENTOS PERSONALES Y CARTAS A MIS AMIGOS


PARA LEER CON MÚSICA PICAR EN EL VÍDEO

ESTA PÁGINA ESTÁ DEDICADA A  UNA RECOPILACIÓN DE CARTAS ABIERTAS QUE LE HE DEDICADO A LOS AMIGOS
 ESTA ES MI QUERIDA AMIGA MARIA PILAR GÓMEZ DE MIGUEL (Autora de la portada de Kirhtsa)


Hoy día 14 de diciembre del año 2016, será uno de los días que recuerdes con  más emoción en todos los años que te queden de vida.
Hoy has recibido el reconocimiento de amistad y cariño de uno de tus alumnos.  El pintor José  hierro, ha inaugurado una exposición suya y a la vez te ha rendido un simpático homenaje. Sé que no te gusta esta palabra, siempre dices que homenaje te suena a póstumo, tu prefieres  reconocimiento, y es verdad, tú te mereces todos los reconocimientos del mundo; eres una persona luchadora y generosa, que has dado tanto de ti misma en la vida, que muy bien mereces estos momentos que se te dedican.
Yo me he enterado por el anuncio que José ha puesto en internet y por el comentario que me hiciste anoche y como no, he querido estar contigo.
Tu y yo, amiga mía, vamos avanzando por la vida en unión paralela de cariño y confidencias; ya va para la cuarentena los años compartidos, las dos llevamos una mochila de emociones a la espalda y un sendero de proyectos por delante.
Las dos tenemos acumulados un arsenal negativo y una fuente de energía para taparlo, las dos sabemos de soledades, de dolores, desengaños y de días luminosos.
Tu y yo somos un ramo de coincidencias en la vorágine del tiempo; las dos sabemos navegar contra corriente y dejarnos llevar por las aguas tranquilas, a las dos nos sacudió la vida en implacable ventolera y  nos dio valles tranquilos donde descansar el alma.
Somos dos almas vestidas con una piel amable, pero con un huracán de sueños en el aire.
Pilar, hoy estas recibiendo un ramo de cariño de tu jardín sembrado, es una flor cultivada de aquello entregaste, un agradecimiento que hoy te está llevando a un sueño, uno de tus discípulos se va a eternizar reflejado en el cuadro de tu vida, José hierro será para siempre uno de los paisajes de la memoria, él estará  inscrito en ese jardín fantástico que ambos conocéis, porque hoy a colgado un cuadro inmortal en tu recuerdo.
No hay nada más hermoso que el cariño demostrado del discípulo al maestro, es como desdoblar la creación que embellece el universo, como recibir una pincelada en el corazón de un color distinto, es la mezcla de un impulso tintado de cariño, un color diferente para seguir pintando… ¡Es en realidad empezar a recolectar cosecha del amor y del trabajo!
Yo espero, mi querida amiga, que este no sea el único reconocimiento que recibas, has sembrado mucho y quien siembra recoge, pero sé de sobra que este será para siempre un día preferente en tu memoria, porque el comienzo de todas las cosas se gravan siempre a fuego, y por supuesto… ¡Espero seguir en tu senda durante muchos años Pilar! para seguir compartiendo la vida, con nuestras horas intensas de versos y paisajes, de charlas amistosas, de llanto y confidencias, y de esas largos espacios que robamos al tiempo, para seguir aliviando tensiones de golpes imprevistos.
Sabes que estoy contigo en todo lo pensado y en todo lo imprevisto, y cuando un día cualquiera, de un año cualquiera se acabe nuestro tiempo, seguiremos soñando y compartiendo ilusiones en Kirhtsa, ese planeta difuminado y perdido que yo le di la vida y tú la imagen.

                                                            Granada Sandoval.
KIRHTSA, MI PRÓXIMO LIBRO.

CARTA ABIERTA
     PARA FRANCISCO DOMINGO GARCÍA
Amigo Francisco, hoy cumples años. No sé cuántos ni me importa; los años son la lluvia de la vida que va resbalando por nuestra piel para lavar o marcar las heridas, son los ecos del tiempo que pasa grabando en la memoria, episodios fechas alegrías o resquemores, son como un reloj implacable al compás del corazón: Yo pienso que los años son el regalo pesado y anual de nuestra cuenta atrás, vale la pena vivirlos y desde luego celebrarlos, aunque a decir verdad la celebración se tendría que hacer cada mañana al despertar a la vida, pero es un error contarlos, contar los años es medir el tiempo que nos falta para acabar de saldar cuentas.
Por eso, lo mejor es dejar que se vayan balanceando en el barco de la vida, recoger lo bueno que nos van trayendo y dejarlos pasar con su abanico de colores, vivir es irrepetible, solo se vive una vez y vale la pena disfrutarlo.
Tu hoy cumples un años más, uno más con Genoveva, esa mujer de mano tendida y corazón generoso que comparte tus horas, disfruta todo el tiempo con ella, y sigue dando y recibiendo ese amor que destila en cada frase que le dedicas, continuar los dos bebiendo el vaso de la vida verso a verso, es lo más hermoso que puede haber, el tiempo que os dedicáis; y tú Francisco, continúa siendo como eres, un ser especial de los que van quedando pocos.
Te mando un fuerte abrazo y mi mejor deseo para ti y para ella, el amor de tu vida, tu rosa de cristal, cuídate y sigue viviendo muchos años.

                                                              Granada Sandoval.

 CARTA ABIERTA 
A NARCISO VIZUETE RUDILLA.

                                                                              GRANADA SANDOVAL.

Amigo Narciso Vizuete Rudilla, hoy es un momento propicio para reconocer tu generosidad, tu predisposición para con todos nosotros, y para reconocer ese bien hacer que nos regalas cada día con el desprendimiento amable que te caracteriza.
Hoy nos has juntado aquí a todos, para hacernos ese obsequio primordial que tanto une y regocija, has comprado un estupendo jamón ibérico para que lo consumamos mientras charlamos amigablemente en unas horas de íntima amistad.
Narciso, tu eres un ser especial, no recuerdo, en los veintitantos años que te conozco, haberte visto una sola vez con gesto desagradable o enfadado; han sido muchísimos los momentos que hemos pasado juntos, tanto en vida de Cristóbal Benítez, en el Centro Antonio Machado en Cornellá, como los de ahora, desde que estás aquí entre nosotros en el Semillero Azul, de Sant Joan Despí.
Han sido muchos los años vividos donde ha habido instantes memorables como este de ahora, Ha sido muchas las ocasiones dónde he visto como dejabas tu huella y tu bien hacer para que quedara para siempre memoria de nuestros actos y de todos nosotros en el futuro.
¿Recuerdas cuando Cristóbal, José Bretones y yo, organizábamos aquellos viajes a Colliure, (Francia) a visitar la tumba de Dº Antonio machado? En todo momento estabas, igual que lo haces ahora, con tu cámara o con las diapositivas inmortalizando todos nuestros actos con una pericia meticulosa.
Amigo Vizuete, eres un hombre que te entregas a la amistad como muy pocos, te entregas totalmente, y lo haces dando todo lo que sabes, lo que puedes y lo que tienes, ojalá quién reciba ese dones tuyos tan sinceros sepa siempre estar a tu altura.
Narciso, tú eres hombre digno de admiración, puesto que sin tener mujer alguna asignada, tienes el cariño y el corazón de todas las mujeres del mundo, tienes infinidad de mujeres rendidas a tus acciones, y lo has conseguido porque tú solo te has declarado caballero andante, paladín  y  defensor del respeto que se le debe a la mujer y a todo aquello que  ves acosado débil o falto de protección, tú eres así generoso y justo.
Amigo mío, tienes tal belleza en el alma que deja eclipsado cualquier otro defecto visible que puedas tener, tienes tanto cariño y tanta honestidad repartida por ese corazón, que todo aquel que te trata se rinde ante tu sencillez y tu desprendimiento.
Lo demuestra esa legión de amigos que te siguen de todos los confines de la tierra a través de Internet, todos ellos han disfrutado de tu fraternal cariño, tus actos han atravesado los mares y han acortado las distancias para hacerte querido y respetado en Cuba y Argentina.
Aquí en España, se te ha reconocido y homenajeado con la placa de honor en la defensa del mal trato femenino, y nosotros, los que hoy estamos aquí contigo, disfrutando de tu compañía y tu generosidad, también te rendimos honores y deseamos decirte que no dejes nunca de ser como eres, que sigas siempre luchando a pecho abierto, contra el mal trato hacía la mujer y contra todo aquello que pretenda ensañarse con el más débil.
Te pedimos que sigas así, con ese corazón tan sensible y con esa condición tan sincera, te lo pedimos, porque sabemos que has nacido  con una misión en la vida, con misión de caminar despacio pero marcando huella; por eso, sigue  siempre así, con tus generosidades, con tu desprendimiento y con ese don tan especial que solo está reservado para las almas nobles, pero también te decimos que pienses un poco en ti, que te cuides, porque te necesitamos fuerte, te necesitamos alegre, y te querremos siempre.
Amigo Vizuete, ¿qué más puedo decirte? ¿Qué podemos decirte todos nosotros los que estamos hoy aquí y caminamos a tu orilla disfrutando de tu sentir humano? Yo creo que nada más, solo decirte por último, que en estas horas de amistad  en la que tú nos has reunido para obsequiarnos con esta comida,  se ha afianzado mucho más el respeto que todos te debemos, que te agradecemos inmensamente el tiempo que nos dedicas, y que sobran las palabras donde quiera que pone su raya el cariño de todos nuestros corazones unidos, que estaremos siempre a tu lado para que nuestra amistad no se empañe jamás, y que ojalá durante muchos años tu nos sigas engrandeciendo con tus trabajos.
    Por eso, yo, tu amiga Granada Sandoval, te agradezco personalmente todo cuanto de ti he recibido con esta carta, y pido al resto de compañeros, que la firmen junto a mí para que siempre sea el testigo presencial de este precioso momento que estamos viviendo junto a ti y que solo a ti debemos.                                                         

Granada Sandoval.                                                                                
  
25- septiembre del año 2015                                                                                                    
                                                                                                                    

     ÁNGEL CAZORLA OLMO

 Hablar de un escritor de la envergadura de Ángel Cazorla Olmo  en el breve espacio de un reconocimiento amistoso y querer describir con exactitud el contenido de su trayectoria es tarea alto comprometida, pues se corre el riesgo de dejarse infinidad de detalles importantes en el olvido.
Yo voy a intentar ofrecerles una breve semblanza  de algunas partes que conozco y por supuesto a invitarles a que no dejen ustedes de investigar en Internet donde podrán conocerlo bastante más.
Este hombre que ven aquí, lo conocí hace más de cuarenta años, cuando lo vi por primera vez vestía una sonrisa limpia y humilde, palabra clara y cercana, un montón de sueños en la mochila y una novela en la mano; estuvimos intercambiando ideas y poemas surgiendo entre nosotros el chispazo de las almas que se entienden.
Cuando nos despedimos, Ángel me regaló la novela para sellar nuestra amistad de por vida y me dijo unas frases sencillas pero que se me gravaron a fuego para siempre, “Ojalá que la poesía y el amor por las letras no tengan secretos nunca en tu alma de mujer poeta”  al coger la novela entre mis manos sentí su título pesar en mis latidos, “El pan y la tierra”, en aquel momento comprendí que este nombre tan sugestivo y rotundo, era un enlace de unión perfecta, por lo tanto la novela sería un relato de vital importancia en la supervivencia del hombre .


Cuando llegué a mi casa me adentré con avidez por sus páginas y a medida que iba leyendo me daba la sensación de que tenía el alma de su autor palpitando entre mis dedos; Ángel  Cazorla había plasmado en el papel unas  vivencias llenas de inquietudes penas y dolores que me eran muy familiares,  yo había nacido y crecido también pegada a las costumbres campesinas, hube de repasar algunos sucesos y paisajes descritos con la sorpresa agradable de estar pasándolas por las cosas conocidas.
Descubrí que este almeriense nacido en Santa Cruz de Marchena en 1930, se había venido a Barcelona con quince años, supe que sus inquietudes por la literatura le costaban un gran esfuerzo ya que debía alternar su preparación con sus trabajos en la albañilería, descubrí, que detrás de la apariencia sencilla y cercana de mi nuevo amigo, había un gran hombre, un escritor extraordinario con una mente prodigiosa, en la breve mención biográfica que lucía la novela en su contraportada, decía que después de  su estancia en Barcelona Ángel había emigrado a Bélgica y que desde 1953 se había dedicado a la literatura popular, que había escrito con el seudónimo de KENT WILSÓN, más de un centenar de relatos del genero Westerns, más policiacos, de guerra y de ciencia ficción.
A partir de ahí creció más mi interés por el escritor, tuve la suerte de compartir con el varios eventos junto a mis compañeros Cristóbal Benítez Melgar y José Bretones Salinas, entre esos eventos destaca uno, fue precisamente el día que fue premiado por su trabajo poético en el Centro Andaluz Blas Infante, José Bretones y yo estábamos en el jurado, como ya es sabido los trabajos se presentan bajo plica, por lo tanto al jurado no llegan los datos del autor, el jurado solo premia la valía y perfección de la obra concursante sin saber quién es el premiado hasta el momento justo de abrir plicas delante de prensa o testigos participantes, aquel día recuerdo, que tanto para José Bretones como para mí, fue un momento de satisfacción descubrir que detrás de aquel trabajo perfecto que se había premiado estaba Ángel Cazorla.
Ángel es un poeta puro y un escritor nato, es de los que nacen con raza y no cesan de avanzar constantemente, él se ha formado a sí mismo con tesón, a esfuerza de arañar horas al trabajo cotidiano y a sus propias vivencias, estudió idiomas asistiendo a clases nocturnas en Bélgica, se diplomó en inglés y francés, alcanzando la licenciatura en la escuela de artes y oficios de San Pedro, (Lovaina) a su regreso a España en 1960 se dedicó por entero a la traducción.
Además de otras muchas publicaciones y de las dos novelas que tengo en mi poder, tituladas  “El pan y la tierra” y “Crónica de una herencia” tiene también varios libros de poemas “Sonetos al hombre” y “El viento y la memoria” y por supuesto una novela de ciencia ficción que ha sido llevada al cine, titulada “La llave” y que hace poco me traspasó por Internet para que la leyera.
Sé que tiene varios libros ineditos y un montón de sueños pendientes, sé que  su creatividad es una fuente inagotable que afluye sin cesar, que últimamente está subiendo a su página de Facebook unas colecciones de “Sonetos a Mayra” que tiene y otra colección llamada “Preposiciones”, se que es un dominador perfecto de la palabra escrita, que se reta a sí mismo cada día, que es un malabarista del lenguaje y el ensamblaje perfecto del soneto, que es amante de la astrología, y que yo necesitaría muchas horas para poder poner de manifiesto una breve semblanza de la gran mochila de obras que este hombre tiene en su haber, supongo a ustedes les gustaría leer algo de este escritor les dejo aquí una breve semblanza de algunos de sus poemas.
El sueño inalcanzable (Fechado en Santa Cruz, Almería, mayo '97)

ESTOS POEMAS LOS HE COPIADO DEL MURO QUE ANGEL CAZORLA  OLMO TIENE EN FACEBOOK, EN DICHA PÁGINA PUEDEN USTEDES ENTRAR SI LES APETECE LEER MÁS DE ESTE EXTRAORDINARIO ESCRITOR.


Te he buscado en el alma de las cosas,
indagando en la alcurnia de los astros;
te he soñado en las hojas de las rosa
siguiendo sin cesar todos tus rastros.
Pero tu sueño es vivo, y se me escapa,
como se escapa el aire entre las manos,
y se encierra en sí mismo, y se destapa,
en busca de otros nuevos meridianos.
Es un sueño que brota de tu fuente,
de tu hondo manantial, tan inconcreto,
que no transmite al pulso de mi frente
la ignota condición de su secreto.
A veces ya no sé dónde buscarte,
tras haber agotado los caminos,
en mi perenne afán de regresarte
y jugar al azar nuestros destinos.
Más tal vez sea mejor que no hagas caso
de mis dulces llamadas cotidianas;
tú vuela desde el alba hasta el ocaso
dejando en el silencio mis mañanas.
Incógnita de amor, ave canora,
viento de insospechada trayectoria,
mi sueño te persigue por la aurora
navegando en el mar de la memoria.
¿Correrán nuestros sueños paralelos
un día por el río de la vida?
¿Se fundirán en uno o dos anhelos
bajo una dimensión desconocida?
El tiempo siempre tiene la palabra
con su extraño rigor de lo absoluto,
en su profundo mar se encuentra el abra
donde en silencio y brisa me transmuto.
Pero te seguiré con más empeño
hasta donde mi loco afán alcanza,
hasta que me columpie el entresueño
en el mágico umbral de la esperanza.
                                         Angel Cazorla.      

Ay, cuán dulce es la miel de tu colmena,
cuán tersa la estructura de tu boca,
cuán brioso es el caballo que desboca
mi sangre por tu playa y por tu arena.

Tu suave aliento huele a yerbabuena
y el ritmo de mi pulso lo trastoca
y tu voz me despierta un ansia loca
que enardece mi alma y la encadena.

Daría por tenerte entre mis brazos
atada para siempre a mi cintura,
todo el cielo y la tierra y las estrellas.
Tejería con besos cañamazos
de la más fina y breve arquitectura
para ese firmamento en que destellas.

Ángel Cazorla. 

BAJO. (Preposiciones)

Bajo la doble curva de tus pechos
yace y late el misterio eternamente,
como late la espuma en la corriente
matizando el verdor de los helechos.

Bajo esa doble curva voy, a trechos,
desandando el camino hacia poniente,
y mis pasos de eterno penitente
sólo despiertan ecos contrahechos.

Yo quisiera llegar hasta tu cima
con una flor sangrante en cada mano,
parodiando el candor de la amapola.

Y si tu orgullo invicto se lastima
me perderé, contrito, en el arcano,
donde no alcance el haz de tu aureola. 

Ángel Cazorla Olmo.

                            
HOY DÍA 4-DE MARZO DE 2015

Ha subido a Internet mi admirado amigo y gran rapsoda esta fotografía con su esposa Eli, para hacernos participes de su felicidad al celebrar 53 años de casados, se les ve pletóricos y sobre todo a él que tan malos tiempos ha tenido que atravesar hasta conseguir gana la batalla a esa maldita enfermedad que está llevándose por delante a tanta gente.
Recuerdo hace unos años cuando Francisco me comunicó que se retiraba de los escenarios, yo le escribí una carta creyendo que lo hacía por jubilación, no sospeché que lo hacía victima de la enfermedad ya que él no me hizo ninguna alusión a la gravedad que se estaba enfrentando, por lo tanto y a modo de despedida por su intensa trayectoria artística y que con tanta generosidad la había compartido con nosotros en el Circulo Artístico Semillero Azul, yo le escribí esta carta.
CARTA ABIERTA A UN VERDADERO AMIGO. 23-2-2012
A MI QUERIDO AMIGO FRANCISCO BARBACHANO I RABELLA

Amigo francisco: Acabo de leer un comunicado que me envías donde me participas tu retirada del mundo escénico, es por eso que te escribo esta carta y la encabezo con la fecha bien visible para que éste día lo recuerdes siempre con agrado.
Quiero que esta fecha no sea para ti ese día en el que muchos se suelen meter a viejos tomando la jubilación como el final de todo.
Esta es una nueva etapa para los que tenemos la suerte de haber llegado al escalón de los "jubilatas" por eso es necesario que recuerdes con alegría este tiempo, que pienses por qué y cómo has llegado hasta aquí, que recojas con regocijo tu jubilación, que es un galardón muy merecido después de tantos años de esfuerzo.
Nosotros, los que nos hemos esforzado tanto por comunicar sentimientos, debemos de recordar todo con mucha satisfacción, ya que esto forma parte del medallero que llevamos en el corazón, y mucho más si si se ha tenido una vida tan emotiva como la que tu has vivido; una donde has disfrutado y nos has hecho disfrutar a nosotros, todos los que hemos tenido la suerte de compartir contigo momentos tan entrañables.
Todos los momentos que nos has ofrecido y que son en el historial de tu vida el abanico perfecto de tu bien hacer, porque han marcado infinitas etapas, que aunque hayan tenido luces y sombras, la mayor parte de ellas son un sendero maravilloso del que te tienes que sentir orgulloso, porque has sido un luchador que ha alcanzado la meta poniendo todo su esfuerzo para ser mejor, y tú lo has sido.
Tú eres de los buenos, amigo Francisco, has sido un buen esposo, buen padre y sobre todo para los amigos un gran compañero, un gran rapsoda y un buen poeta.
En esto de la amistad yo siempre he dicho que hay tres apartados, uno el de los "amiguetes" otro el de los "amigos de apariencia" otro el de las "lagartijas"; Después hay un cuarto apartado que es el del "verdadero amigo y compañero" ese compañero que está para siempre y para todo, el que comparte contigo sueños e ilusiones, el que te ayuda en los proyectos, el que comparte penas y alegrías y tiene la mano tendida, siempre atento por si te ve caer ayudar a levantarte; Ese amigo con la palabra justa la inteligencia dispuesta y y la cartera abierta por si lo necesitas, el amigo que siente suyo todo cuanto te rodea para cuidarlo sufrirlo o disfrutarlo junto a ti, ese que jamás dice no cuando lo llamas porque forma parte de tu vida y sabes que nunca va a fallarte, ese que además de amigo es tu hermano de sentimientos.

Así eres tú, Francisco Barbachano, amigo del alma, el gran amigo de aprecios y palabra: Por eso te escribo esta carta, para que quede para siempre impreso el recuerdo del camino que has vivido
Amigo Francisco, los dos tenemos muchas cosas en común, los dos hemos trabajado mucho llevando la palabra y la poesía por todos los escenarios y casas regionales con el único deseo de inculcar en el corazón del oyente el amor desinteresado del que sufre y padece todos los sueños que un poema arrastra, por eso ahora, tanto tú como yo, ya estamos como aquel que dice con la misión cumplida.
Así que de aquí en adelante debemos disfrutar de esta nueva etapa de la jubilación junto a nuestras familias hasta que las fuerzas nos lo permitan, y sobre todo, haciendo solo lo que nos apetezca.
Por lo tanto solo me queda que desear... ¡Qué la suerte te acompañe amigo mío!
Qué te acompañe y me acompañe... Y que los tuyos y los míos, que al fin y al cabo son los nuestros , nuestras familias, nuestros sufridores, los que han aguantado nuestros sueños de incansables juglares y trovadores, puedan al fin disfrutar tranquilos junto a nosotros los años que la vida nos depare.
Así que... ¡Bien venido al Club de los " Poetas jubilados"!
Te digo esto porque yo también coincido contigo en eso, a partir de mayo dejo en otras manos la dirección del CÍRCULO ARTÍSTICO LITERARIO SEMILLERO AZUL, ya te diré fecha y hora pues quiero que coincida con la entrega de premios del certamen literario.
recibe un fuerte abrazo y... "Usted sabe que puede contar conmigo"        
                                           Granada Sandoval.

Por eso hoy al ver esta foto de ellos, después de hacer un recorrido por su historial médico y saber todo lo que ha pasado me ha llenado de gozo verlo tan estupendamente y me he adherido a sus admiradores para felicitarle con las siguientes palabras.


Mi estimado amigo Francisco Barbachano Rabella, la importancia del día de hoy no está en lo que te digamos unos y otros ni lo que atesoras en tu trayectoria de artista único en la que tantos ratos buenos nos has regalado, la importancia del día de hoy no es aquello que disfrutaste con la gente que te rodea ni lo que comporta mirar a tu alrededor y ver la felicidad en los ojos de esa mujer hermosa que te alegró los días y te regaló los hijos, la importancia del día de hoy no es ver a los tuyos ni ver el esfuerzo que te ha costado lo que tienes y esperar tranquilamente a que los días resbalen por tu piel; todo eso tiene su mérito pero no es lo más importante, la verdadera importancia está en haber abierto los ojos esta mañana y ver que ese corazón tuyo, tan grande, tan intenso, ese que te ofreció su primer latido cuando te cuajaste a la vida y decidió pasar contigo todo el tiempo de su fuerza, hoy día 4 de marzo del año 2015 sigue latiendo al compás de tus pulmones lleno de salud de y de amor hacía los tuyos y hacía todos los que te queremos y estamos felices de verte pletórico de vida y ganas de seguir regalándonos tu arte, ese arte que tanto admiramos. Eso y nada más que eso es lo verdaderamente importante, sentir ese corazón que te ayudó a vencer en el momento más difícil de tu trayectoria por las años y que hoy late como un campeón vencedor de todas las batallas. ¡¡¡Felicidades para ti y para Eli y que sigáis unidos por muchos años!!! Un abrazo asíiii de grande para ambos, Aquí te pongo esta foto mía que se arregló porque uno de mis poemas favoritos es el que recitas de Ruben Darío, "LOS MOTIVOS DEL LOBO" lo he escuchado tantas veces que he perdido la cuenta, me gusta tanto que una poeta de Maracaibo, Amelia blanchard me hizo este arreglo en tu nombre despues de escucharte.
 Esta fue la contestación que me dio Barbachano.

¡Mi querida Esperanza Sandoval: Recuerdo nuestro primer encuentro como si fuese hoy mismo en aquel inolvidable " Semillero azul" ¿Como darte las gracias por tus hermosas líneas llenas de ricos pedazos de tu alma de poeta y pensadora? 
Gracias por el honor que me haces maestra, adjuntando esa foto y por tus generosas palabras de elogió que viniendo de ti, son un verdadero lujo. Querida amiga, todavía no se ha inventado un vocablo que exprese mejor el agradecimiento que el de ¡Gracias! Gracias pués en nombre de Eli y en el mío. Te adjunto esta foto donde estoy recitando los "Motivos del lobo"  de Rubén Darío en epocas distintas: En 1957 y en 1993.

PICAR EN EL VIDEO PARA ESCUCHAR LOS MOTIVOS DEL LOBO.







CARTA ABIERTA A LA PINTORA Y PROFESORA DE ARTES PLÁSTICAS Mª PILAR GÓMEZ DE MIGUEL.


5- de un año cualquiera.

Amiga Pilar:
Esta noche no tengo sueño, el sueño, no los sueños, porque los sueños jamás me abandonan, malvado conmigo como tantas otras noches de mi vida, se me escapa de los ojos para subirse a la frente aleteando recuerdos como un pájaro de mal agüero.
Se me queda fijamente obsesivo trayendo imágenes antiguas y oscuras, cosas que no quiero recordar y me dan incertidumbre, cosas del pasado, malos recuerdos que deben ser siempre sombras en el desván del olvido. Esta noche es una de esas noches largas y absurdas que solo llegan para dejar amargura y borrar tranquilidades, son horas interminables que cabalgan por el alma como un mal presagio.
Cuando me sucede esto, intento aliviar mis temores de la única manera que sé, escribiendo, me pongo a escribir como una loca, escribo y escribo cartas o cosas que a veces me sirven de alivio y otras son agonías que salen como si quisieran desahogar el alma en torrente de palabras.
Algunas veces las cartas se las dedico a los amigos, son cartas larguísimas que me refrescan el espíritu ya  que es el único asidero que me queda para no desmoronarme en desesperación en noches tan sumamente absurdas como esta. Reconozco que la mitad de ellas terminan en la basura después de leerlas por ser a veces soberanas tonterías y otras unos retazos del pasado que a nadie le interesan, pero que  me alivian cuando los escribo porque me ayudan a no sentir tanto la crudeza de tantos daños y soledades que me agobian en noches sin sentido como esta.
Cuando me sucede esto, me consuelo aferrándome a los buenos recuerdos, cosas agradables que me reportan quietud paz y sosiego.
Escarbando en esos buenos momentos ha saltado hoy tu nombre entre los renglones amiga Pilar, hasta tu nombre es sinónimo de fortaleza… ¡PILAR! ese pilar que yo estoy necesitando en éste momento… Más no quiero escribir tristezas, no sería justo que mañana cuando me ponga a leer lo que esta noche estoy escribiendo tuviera que romperlo por culpa de la amargura, así que me quito de un plumazo todos los “Pájaros negros” y voy a centrarme en el recuerdo bonito que ha motivado ésta carta.
Pilar ¿Recuerdas el día que te viniste a mi casa de Can Rossell , cuando estabas pintando el cuadro que le regalaste a mi sobrino David y me dijiste, ¡Granada recita mientras pinto, recita unos cuantos poemas porque en éstos momentos en los que se pueden mezclar las dos ramas más preciosas del arte, la pintura y la poesía, pueden ser mágicos para crear algo grande! Siempre recordaré con cariño aquellas horas, verdaderamente fueron momentos llenos de embrujo, horas increíbles que pasaron sin sentir, nos dieron las cinco de la mañana yo recitando poemas y tu pintando, cada cuadro tiene detrás una historia que pasa siempre desapercibida si el artista no la cuenta, yo le quise decir a mi sobrino los momentos preciosos que se quedaron eternizados en cada pinceladas de aquel cuadro pero la vida no me dejó, un hachazo mortal segó de golpe su juventud sin darme tiempo explicarlo, ahora quiero recordar aquellos momentos para ti y posiblemente para el también, estoy segura que se regodeará en el infinito junto a tu hijo Germán por los instantes aquellos que están sellando el lienzo.
Solo de pensarlo el pulso me serpentea alegre por los renglones sin cesar, parece un cervatillo que cobra vida bailoteando como un presagio de luz en ésta noche sin alma.
El papel se me ha convertido en una cinta de plata para escribir, el pensamiento en un río de luna para mi alma y mi alma es agua, agua clara, agua viva, agua de paz para apagar el fuego de soledad y desamparo que me agobia en esta noche elástica de llanto.
Ahora todo es paz, paz y música, estoy escribiendo escuchando a Beethoven, y un torrente de armonía pone rubrica al momento que diviniza el maravilloso recuerdo de aquella noche.
Gracias Pilar, gracias por tantas horas de arte compartidas conmigo, tantas horas  intensas que se han ido quedando gravadas a fuego en el pergamino único de la comprensión y el diálogo.
Son tantas cosas, tantos momentos los que se han ido esculpiendo a fuego a lo largo de años de amistad y de secretos compartidos, hay detrás de estos recuerdos tantos pasadizos de dolores tuyos y míos, tantas horas amargas y tantos brillos de luz embriagando los sentidos que no puedo evitar recordarlos, ahora mismo estoy en otras horas únicas que hacen que se me vaya estirando la noche conforme voy escribiendo y noto, como no, que el corazón se va desahogando en el lago más humilde que conozco… ¡La suavidad del silencio!
Poco a poco se me va abriendo el horizonte, el pulso se serena, el alma se me va adormeciendo y los ojos se me asoma la paz, la paz de los artistas, la luz inmaculada de los tiempos que se van llevando congojas mientras una luz de mansedumbre amanece en mi pensamiento.
En éste momento la mente se me ha desbordado dibujando exacta tu imagen, estás ante un lienzo pintando, dibujas con seguridad trazos y más trazos te veo trasparente y azul como una diosa  que este creando su propio mundo para vivir eternamente difuminada en infinitos colores, tu mano va veloz pero segura y armoniosa yo te sigo empapada de luz soy mariposa enredada en vuelos zigzagueantes, entro y salgo por un Arco Iris inmenso poniendo orden en el torrente de mis desasosiegos dejando una estela de versos para contar nuestra historia.
Ves, amiga Pilar, con la facilidad que escribiendo sin ton ni son ha pasado mi soledad a hacerse verso, suele pasar así cuando la amistad brota a raudales.

En estos momentos estoy tan enfrascada en la armonía que ya no sé si soy yo o uno de tus paisajes, en estos momentos me siento cascada, lirio de tus valles, Amarilis, Anémona, río primoroso de hermosura que atraviesa todos los cristales de la creación o formo parte en el jardín de los cielos.
Eso solo lo puede lograr un artista como tú, porque tú, que naciste con estrellas en los ojos y un río de lágrimas para ti sola eres la pintora DEL AMOR Y LOS CAMINOS, como el libro de José Bretones Salinas.
Por eso en un alarde de malabarismo has convertido tu sufrimiento en un torrente de amor y comprensión que vas regalando al mundo haciendo un puente de imagen desde tu alma a los cuadros.
Aquí uno de ellos cedido por tu primo Juan Gómez García.

Que poca gente ha sabido apreciar tus regalos, ese derroche de generosidad que te hace regalar tus pinturas a los amigos a pesar de que ese es tu medio de subsistencia, pero tú te vas derramado por la vida como el agua clara generosa que no sabe de diques ni de compuertas.
Tu amistad es un caudal sin embalses, un manantial que solo sabe de lealtad y desprendimiento, tú solo sabes dar la moneda de tu amor y tu creación porque has nacido para volcarte en los demás repartiendo con creces la fuente de cariño que apenas recibiste.
¡Te admiro, precisamente por eso, porque das con abundancia precisa aquello que la vida te ha negado! La bondad se multiplica en ti con la fuerza de la vida y tú nos la devuelves en un cuadro de colores.

Tus cuadros, que son derroches de luz de un mundo multicolor traspasan la retina para bajar como un rayo al corazón, después suben por la sangre sembrando desazones porque entre trazos de gozo se te escapan gritos de soledad y agonía.
Son “Paranoias”, según frases tuyas, pero yo te digo, no dejes nunca de pintarlas. ¡Sigue pintando Pilar, regala tus “paranoias” como esta que una vez le regalaste a nuestra querida y admirada Francisca Hernández, la gran poeta (Vixi) y ella extasiada por su belleza me dijo, "Granada me ha regalado Mª Pilar la grandeza de su sentimiento en una estrella". 
Sigue pintando así amiga mía que yo te escribiré poemas aunque a veces, tal como ahora, te dedique noches de insomnio!
Noches como esta, noches, lo voy a repetir, de insomnio, donde un dibujo y un recuerdo tuyo me provoquen un río de palabras y vuelva a tener que repetir… ¡Ya no sé quién soy ni sé lo que escribo ni lo que pienso! En este instante solo sé que se me está abriendo una puerta de frases que se desdoblan sin sentido  como si fueran pompas de jabón, van saliendo tranquilas afluyendo entre burbujas de cariño y me van acariciando el corazón y me van suavizando el alma como las tardes de verano acarician tus campos de trigo.
Los pensamientos son destellos de color que juguetean sin cesar multiplicándose, son burbujas que se forman con maestría añorando tus pinceles.
Tus pinceles, mariposillas diminutas, que revolotean por el lienzo dejando su huella en un mundo misterioso donde se calca la imagen, juguetean en puntos multicolores que van quedando precisos y exactos hasta conseguir darles forma, hasta lograr darles la vida.

Te recuerdo pintando y me pareces una maga creando mil maravillas, una maga con su varita mágica, o mejor dicho, como un Dios que se recrea en su obra sintiéndose orgulloso de haberse hecho su propio mundo… ¡Sí Pilar, su propio mundo!  ¡Tu mundo, la imagen y semejanza de ti misma, de tu alma! Por eso quizá siento ese deseo imperioso de ser una de tus flores, una más de tu “Familia”, la luz de “Tu infinito” el agua de “Cataratas” ser cualquiera de tus cuadros, de tus árboles, crecer en tus paisajes o zambullirme en uno de tus lagos, o ser cualquiera de los atardeceres que mecen los lirios dormidos en lunas de “Calas y erotismo”.
Me gustaría ser luciérnaga temblorosa entre tus manos, adormecerme solitaria y desvalida entre los rayos de luna o saber que tu vas a inventar un jardín para mí en ésta noche sin sueño.

Pilar sé que esto solo es un sueño, que no estás aquí y tampoco sé el tiempo que llevo escribiendo este tropel de tonterías, pero sí sé que si algún día te doy ésta carta se te irán las manos presurosas hacía un lienzo y empezarás a dibujar fantasías y me veras embobada no sé si dormida o despierta, pero sé que atravesaré tu alma en un sueño desvelado que centelleará de luz para quedar

en uno de tus cuadros esculpida como un Arco Iris o en el fuego fulminante de un verso desolado.
                                                          Granada Sandoval.


DE CORAZÓN A CORAZÓN CON LA POETISA ANA ISABEL PÉREZ PIZARRO


Querida amiga Anabel:

Hoy es un día especial para ti y por supuesto para mí también puesto que no hay nada más satisfactorio que poner en marcha la razón abriendo de par en par el alma para que el corazón exprese lo que siente.
Hoy me gustaría decirte muchas cosas, cosas que hemos vivido sentido trabajado y disfrutado juntas a lo largo de estos años de contertulias y compañeras, me gustaría hablarte de los momentos maravillosos que se quedaron impresos para siempre en el sedal de la memoria, ambas hemos andado unidas por las mismas inquietudes compartiendo emociones y sueños, me gustaría que mis palabras pudieran dibujar en este instante la grandeza que se puede disfrutar en el pequeño espacio de unas horas saboreando versos y programando encuentros, el regusto amable del recuerdo es en estos momentos lo que me impulsa a escribirte estas letras.
Pero…¿Qué puedo decirte a ti, que eres fuente viva de la prosa? ¿Cómo puedo explicar la ternura sentida al escucharte recitar versos con la dulzura de mil hojas? ¿Qué palabras podría yo engarzar a las tuyas si cuando hablan tus letras abarcan de parte a parte el léxico dominando?
Tus poemas se adentran por los rincones del alma cómo un torrente en imagen de inigualable estructura, son saetas de voz clara vistiendo de etiqueta la sangre de tus sentires.
Llegaste al Semillero Azul con tu carpeta bajo el brazo una tarde cualquiera de un año cualquiera, no sé quién te trajo ni cómo recabaste a mí orilla, ni lo recuerdo ni me preocupa, pues a las cosas importantes yo no les pongo nunca fecha, acostumbro a dejarlas libres por mis mejores recuerdos, lo qué sí sé es que te vi atenta y menuda con la sonrisa muy grande esperando turno para recitar y yo, como siempre que llegaba alguien por primera vez centré mi interés en ti, me llamaba la atención la manera cálida con que observabas todo cuanto te rodeaba, cuando te tocó recitar me agradó tu forma de hacerlo, tu voz era como un susurro intimo a dúo contigo misma, la sala se fue llenando de ti suavemente y el papel parecía palpitar entre tus dedos,  la cadencia armoniosa de tus versos se abrieron camino por mis sentidos con el impulso justo de las cosas exactas diciendo.

“Te presentí…
Y nacieron alas posándose en el viento.
Desvalije el nácar de lunas blancas;
Noches indivisibles en las que rondan
templados los sentidos y desatan
corriente de latidos en sangre callada”

Tus palabras estaban describiendo precisamente la sensación que yo sentía al escucharte, mi pulso empezó a latir con el tuyo emparejando sentimientos y una cinta paralela de emoción se extendió de corazón a corazón como una alfombra de palabras, tú seguías diciendo.
“A su vez, el alma se entristece por esas horas perdidas´
Estadio donde moran matices cada vez más opacos,
Momentos extraños a esa luz remota que vigila
y se niega a reflejar mi imagen prendida a la tuya”

En aquellos momentos sentí en verdad divagar mi alma junto a ti por esos paramos ocultos de los sentidos donde solo nosotros, los artífices del verso, valoramos sentimos y desmenuzamos en horas de soledad nuestras vivencias aplicando sentido al triunfo o la tristeza.
Tú seguías recitando ajena a mis emociones pero yo iba recogiendo tus frases con el  hambre que producen las cosas exquisitas, mi subconsciente  seleccionaba aquellas que se acoplaban a mis sentidos y un temblor de escalofrío recorrió mi espina dorsal, ya no eras tú, era tu alma la que buscaba a la mía para decir aquello que yo quería decir con frases como estas.

“Pretendí caminar errante, sin camino,
por sendas donde volé y toque
lo azul de tu mirada,
pupilas que guardaban la ternura del silencio”

Y estas,

“Lanzando flechas sin destino
y entre sus destellos busqué
tu sombra en mi sombra misma”

“Anduve y sobreviví entre ensueños
siendo huésped en la larga calle del recuerdo.
¿Acaso estuve perdida en un silencio de hielo?
Hoy me ha vuelto a sorprender el agua
helada e impasible flirteando con mis venas
haciendo florecer recuerdos en censura
de aquellas imágenes y sensaciones
que se entregan a la memoria”

Y estas otras,

“A su vez el alma se entristece por esas horas perdidas por unos segundos, solo por unos segundos en los dos paramos del itinerario de la vida, después nos abandonamos al reto y entre pasos de lento divagar… Me vistió de olvido.
Vivo en el oleaje del presente con la locura
de nuevas esperanzas.”

Anabel tú eres un río de frases primorosas y las vas soltando a borbotones las palabras para dibujar un universo, escribes tus versos con una sencillez laboriosa para que lleguen al alma en concentración exacta, trabajas la quinta esencia de la poesía y a la vez la aderezas con la belleza enganchósa de las palabras humildes.
Hoy es el momento justo para decirte que en esta vida cada cual recoge aquello que va sembrando y a ti te ha llegado la satisfacción de recoger la cosecha.
Veras, cuando  llegaste al semillero venias más o menos como llegamos muchos otros, con una carpeta repleta de escritos una carga de soledades y un vacío en el alma, hoy sin embargo tienes entre tus manos el colmo de tus sueños, un libro maravilloso donde recoges todas las emociones sentidas, una carga de satisfacciones que dieron algo de alivio a tus soledades y un montón de amigos que te  quieren porque sienten piensan y sueñan como tú… Creo amiga mía que ha valido la pena el tiempo de tu vida que has dedicado al Semillero Azul, este barco a la deriva que flota y se nutre gracias a personas que como tú lo empujan diariamente para que surqué los mares del sentimiento hasta atracar en el polvo de los siglos con una historia de logros conseguidos.
Por eso recibe el rendido aplauso de tus admiradores el cariño de tus compañeros y un reconocimiento de admiración de esta alma que un día cualquiera de un año cualquiera se cruzó en el infinito laberinto de las letras con un rayo de Esperanza.


                                                                    Granada Sandoval.


  CARTA ABIERTA A LA RAPSODA Y DIRECTORA DE 

TEATRO GENOVEVA FERNÁNDEZ

2 de Febrero 2006

                                                   Granada Sandoval.

Querida Genoveva:

Esta noche fría de febrero cargada de soledades y de insomnio estoy extendida por los versos sin ganas de irme a dormir, no deseo ir tras el sueño a fuerza de pastillas hasta lograr amodorrarme artificialmente por eso te estoy escribiendo esta carta.
Son las tres y media de la madrugada y pienso continuar escribiendo hasta que me venza el sueño; esto me sucede bastante a menudo, cuando me sucede esto suelo emplear el tiempo reorganizando papeles o escribiendo largas cartas a compañeros o amigos, esta noche estaba trabajando en un libro que título “LOS CUENTOS DE LINDA” Linda es mi perrita Koquer Inspania, tiene doce años y es mi compañera inseparable, ahora mismo me está mirando atentamente con sus grandes ojos color de almendra,  parece entender que estoy hablando de ella porque se ha levantado poniendo toda su atención por si le digo algo.
Parece mentira el cariño que pueden dar los animales, es adoración leal y desinteresada que pocas veces valoramos, por eso le dedico este libro a ella, para agradecerle estos ratos de compañía con un libro donde cuento historias de gatos y perros, animales  que con mayor o menor fortuna fueron pasando por mi vida y dejando su huella.
Genoveva tal como te dije anteriormente, cuando me desvelo suelo escribir cartas a los amigos,  los compañeros que son el redondel de mis sensibilidad porque son los que me entienden latiendo junto a mí alma con alma, esto me desahoga y me da la sensación de compañía, esta noche sin saber porque ha venido tu nombre a mi recuerdo y va a ser para ti la carta para reflejar la cantidad de imágenes que ahora mismo relacionadas contigo están llegando a mi memoria, son reflejos imborrables de cosas que hemos vivido juntas, recitales tertulias viajes, confidencias, cosas intimas que han ido marcando sus huellas y nos han hecho  que circule entre nosotras un gran cariño.
Te quiero decir que te tengo una profunda admiración porque eres gran rapsoda y una persona de sensibilidades exquisitas, admiro tu sencillez y la humildad que te caracteriza y sobre todo la perfecta dicción que tienes en el vocabulario cuando recitas los poemas.
A cuantos poetas le habría gustado tener una rapsoda como tú, yo me siento orgullosa de que recites mis versos porque engrandeces el poema, tu voz acaricia las frases dándoles el sonido limpio y exacto, das el sentido justo que los versos necesitan, haces tuya cada estrofa metiéndote en el poema hasta conseguir el escalofrío.
En los poemas de amor se hace tu voz un susurro mimando la palabra
Y el poema cae en el alma con la caricia del beso, cuando el poema es de denuncia de injusticia o de dolor tu voz se hace desgarro pinchando el corazón del oyente hasta brotar la lágrima.
Hay veces que tu voz llena el ambiente de perfumes y paisaje regalando luz y vida porque impregnas de magia el verso. ¡Qué bien recitas Genoveva! Eres rapsoda prodigiosa que pones en cada obra la sensibilidad que el poema necesita ajustando los matices con soltura.
Por eso quiero agradecerte en esta carta tu bien hacer para con mis poemas, no tengo mejor moneda para hacerlo, así que esta carta abierta sirva para reconocer tu grandeza y para decirte que estoy orgullosa de ser tu amiga y deseo poder muchos años seguir disfrutando de tu voz de amor y miel, de sangre y fuego, esa voz que se eleva a los cielos traspasando los sentidos, ¡Gracias por ser como eres, legal y artista! ¡Gracias por ser un alma de musical belleza traspasando el umbral del Parnaso para mezclar tu esencia con el sentir del poeta! ¡Gracias Genoveva por darle sonido y voz a mis versos, por ponerles alas!
Porque el poema amiga mía es un sentimiento mudo, un mensaje que sale al exterior desgranando sensaciones sobre un folio en blanco que las letras van dibujando pero que no tiene voz hasta que llega alguien como tú que ama la poesía y lo acaricia, le da el sonido y lo lanza como una flecha directo al corazón, un latigazo de sensibilidad que es la esencia de quien lo escribe pero que muchas veces se queda solo en eso, en un reflejo  del alma escrito pero mudo entre las páginas de un libro.
Esa es la magia del rapsoda, esa es tu magia Genoveva, despertar sensibilidades dibujadas y ponerles alas para que luzcan en los oídos del mundo con música y armonía.
Con todo mi cariño para ti.

                                      Granada Sandoval.

AMPARO ROSAS RAMIREZ, (profesora de  artes márciales) 
NOS REGALÓ UNA NOCHE MÁGICA
Otra noche más en el archivo mágico de mi alma, otra página maravillosa en el libro de mi vida, otra vez ha surgido el encanto cuando menos lo esperaba, ¿Ha sido casualidad o es verdad que existen los dioses del Parnaso que encienden la chispa en el momento justo para surja la magia de lo inolvidable? Hoy es 13 de junio del 2007 y además día de mi cumple años, por cierto, como siempre no se lo he dicho a nadie, no me gusta crear compromisos ni forzadas felicitaciones, los que tienen y quieren poner interés para recordar las fechas ya lo hacen sin que se les tenga que avisar.
Como iba diciendo, hoy día 13 de junio tenían una exposición de pintura los alumnos de Mª Pilar Gómez de Miguel, han hecho una reproducción de obras de Santiago Rusiñol, hemos disfrutado muchísimo, se ha notado el esfuerzo de los alumnos y la buena técnica de la profesora en la realización esmerada de las obras, hemos acabado con la retina empapada de belleza y el alma flotando en los acordes musicales del guitarrista Manuel Fernández que ha interpretado a Albéniz, esto sin contar el influjo que da encontrarse rodeado por gente sensible y corazones amigos.
Al terminar el acto estábamos casi todos con los sentimientos a flor de piel, parecía como si un hada misteriosa estuviese flotando en el ambiente, nadie parecía tener ganas de que la reunión finalizara, todos los que se habían arremolinado al rededor de los canapés ya habían empezado con los despidos acelerados, era como una coreografía sincronizada, empieza a terminarse la comida y comienzan a despedirse, gracias a eso se criba el ambiente, a partir de entonces van quedando solo los verdaderamente interesados por el arte, es entonces cuando llega el verdadero deleite por el momento  vivido, llegan los comentarios inteligentes   sobre lo visto y oído llegando también el no encontrar la manera de poner punto y final a la reunión.
Nos encontrábamos precisamente en ese momento justo  de euforia compartida un grupo de personas en la puerta del García Nieto, en Cornellá, lugar dónde se había llevado a cabo dicho acto, estábamos Gabriel Moreno y su esposa, Genoveva Fernández , Enrique Jons (Kike para los amigos) la profesora de Taichí  Amparo Rosas, Mª Pilar Gómez de Miguel, José Bretones Salinas su esposa  y yo, nadie se decidía a dar la reunión por finalizada cuando alguien dijo... ¡Porqué no vamos ¿Porqué no vamos a tomar algo? y Rosa la mujer de Gabriel dijo, vamos a mi casa... ¡Dios que buena idea! Todos a la vez dijimos... ¡Vale! 
La hora no podía ser  más propicia ni el ambiente más ideal.
Imagínense un jardín precioso, los anfitriones totalmente volcados en dejarnos satisfechos y una música orquestal sonando muy bajito en los altavoces que Gabriel tiene camuflados en los árboles del Jardín. 
Su esposa sirvió una cena fría muy variada y exquisita, la música invadiendo los sentidos, los aromas de las flores se mezclaban en el paladar y en el olfato porque en el aire había olor de jazmines albahaca y hierbabuena, en los platos las exquisitas viandas servidas por Rosa despilfarraban aromas y sabores invitando a degustarlas junto a la variedad de vinos con los que Gabriel nos agasajaba.
Todo en si era un compendio armonioso y para colmar el hechizo Gabriel nos ofreció unos tallos de hierbabuena para que nos frotáramos las manos, todo sabe mejor con las manos perfumadas de un aroma natural, nos dijo.
La armonía fue creciendo igual que un manto de espuma, se apoderó de la voz y del espacio haciendo brotar confidencias y aptitudes, los corazones parecían acariciarse con el placer de la comprensión, todo parecía situarse en el acoplamiento justo que cada uno necesitaba.  
Se empezó a hablar del arte  en general, los poetas recitaron poemas, Gabriel cantó unas canciones acompañándose con la guitarra, las horas fueron pasando dejando la sensación de que el reloj del tiempo se había parado, todo era luz claridad música y versos.
El colofón de todo lo puso Amparo Rosas la profesora de Taichí obrando el milagro de la concentración universal de la materia y la naturaleza, Amparo era la imagen pura del jardín abriendo el alma, su silueta dibujando movimientos flexibles donde las manos y los pies eran de una elasticidad impecable modelaban formas increíbles que parecían abarcar todo el universo.

Amparo con su imagen parecía apartar obstáculos haciendo que la naturaleza formara parte de un cuerpo que parecía querer modelar el mundo, todo parecía rodar entre sus dedos, sus manos derribando muros imaginarios se abrazaban al Universo mientras sus pies dibujaban una danza defensiva para romper escollos. La respiración de Amparo se convirtió en energía, su paz espiritual fue fuerza vital haciendo girar el cosmos entre sus dedos, ella giraba una y otra vez con lentitud estudiada hasta absorber la luz la música y el aire, toda ella era paz, remanso de paz, paz flexible que se fue adentrando en nuestros corazones para que se sintieran menos solitarios.
El alma entera se nos fue llenando de ganas de vivir, se sacudió de heridas antiguas de dolores cansinos y desazones extrañas  para llenarse de tranquilidades.
El cuerpo de Amparo transmitía vida, los que la mirábamos sentimos su cuerpo abrazarse al nuestro que nos llevaba al compás del suyo para seguir su movimiento, en aquella danza acompasada se recogía fuerza para continuar vivo para latir por unos momentos en el libro ancestral de la naturaleza eternizando el alma.
Pasaron las horas...una...dos...tres... ¿Cuantas pasaron? No lo sé, ni creo sería bueno contarlas porque se romperían los hechizos, solo sé que todos, absolutamente todos tal como dijo Gabriel Moreno, estábamos viviendo momentos divinos, "porque se había encendido el chispazo de la sensibilidad dejando expandir el amor espiritual y la esencia de verdadera amistad que el alma necesita"

Yo sé de sobra que fue así, que el duende del arte se coló de rondón en cada uno de nosotros y que cada cual a su manera percibió el grado embrujador que su sensibilidad fue capaz de sentir.
Lo que respecta a mí puedo decir que mi alma se enlazó intensamente en cada instante vivido, pero ante la lección de Taichí que nos ofreció Amparo sentí mi cuerpo como una carcasa inútil, lo sentí como un destartalado pajarraco pegado a la tierra  incapaz de levantar el vuelo, sin embargo viéndola en su elasticidad etérea sentí como mi espíritu se me escapó por el ventanal de los ojos y se fue a su lado igual que una gacela llena de graciosos movimientos para danzar junto a ella.
Junto a Amparo respiré el frescor del rocío, sentí el calor del Universo, respiré el salitre de los mares, la resina de los pinos y entoné mis trinos al compás de los pájaros donde todo era paz y mansedumbre, donde el alma se rebozaba de luz y armonía olvidando todo aquello que la ensucia y atormenta.
¡Gracias a todos! ¡Gracias a todos mis amigos especiales por estar en mi vida y sobre todo a ti Amparo Rosas por regalarnos una demostración increíble donde nos hiciste comprobar que se puede abarcar el Universo con los brazos, derribar con los pies todos los muros y con la respiración curar todas las tensiones!
Por eso deseo que sigas siempre así querida amiga, sigue adiestrando cuerpos y elevando almas para ver si alguna vez aprendemos a mover los hilos invisibles que están en nuestro interior y aprendemos a utilizar las alas.
Y a todos los demás, Gabriel Moreno, Rosa, Enrique Jons, Mª Pilar Gómez, José Bretones e Ignacia... Genoveva Fernández... etc. ¡Gracias por momentos tan hermosos y por hacer que a vuestro lado se me paren todos los relojes!
                                                               
13-6-2007 
A MI AMIGO MAXIMILIANO CABEZAS        
Amigo Maxi:

Te escribo esta carta aunque solo sea para dejar constancia impresa de tantas cosas como hemos ido dejando plasmadas en ese trayecto que desde hace 20 años elegimos por propia voluntad dedicándonos al difícil oficio de regalar parte de nuestro tiempo colaborando en proyectos culturales.
Han sido tantas las vivencias desde aquel día en el que nos reunimos por primera vez en el colegio de adultos de la calle Valencia, han sido tantas cosas, tantos los recuerdos y tantas las personas que han pasado por nuestra entidad que es imposible hacer referencia de algo sin cometer el error del olvido, quizá de las cosas más importantes, por eso no voy a nombrar ni a referirme a nadie en particular, creo que no es necesario ya que en el Semillero Azul y en tu corazón hay un registro imborrable de todo cuanto ha transcurrido a lo largo de todos estos años.
Hoy es un día especial para ti, un merecido momento en el que una buena parte de las personas que han compartido contigo ideas, sueños y trabajos han respondido afectuosamente a la sugerencia que les hicimos de reconocer tu esfuerzo y tu colaboración a lo largo de estos años, hoy nos hemos reunido aquí para expresarte nuestro cariño, para decirte que no estás solo en estos difíciles años de la madurez, estos años que nos empiezan a pesar pidiéndonos a gritos que los jóvenes tomen el testigo del relevo y trabajen para que nuestro esfuerzo no se quede atrás, yo también al igual que tú,
pienso que ha llegado la hora de dejar paso a otros, también creo que es el momento justo de quedarse en el área de los consejos, de ver como ésta entidad del Semillero Azul se renueva tomando nuevos impulsos en otras manos, pienso que  nosotros hemos cumplido durante veinte años con la idea principal que nos propusimos aquel año de 1990 cuando nos reunimos deseosos de conseguir un lugar tranquilo para rellenar el alma, un sitio donde compartir sueños e ilusiones y poder tapar el hueco que nos dejaba cada día la incomprensión ajena, todos deseábamos cubrir ese vacío intimo del sentimiento, luchamos por un encuentro semanal para estar entre amigos, intercambiamos ideas y proyectos, hablamos con quien sentía y pensaba igual que nosotros hasta conseguir el rincón exacto que encestábamos para tranquilizar el espíritu y lo hicimos, siempre trabajando y compartiendo sueños.
Han sido muchos años, Maxi, tú fuiste el primer tesorero que tuvo la entidad,  ¿recuerdas? Tú y Miguel Sáez, mi marido, después pasaron los años, la entidad siguió su rodaje, en la cinta de su memoria se quedaron grabados momentos inolvidables, instantes eternizados en nuestras almas porque la entidad es lo que nosotros hemos querido que sea, un lugar donde el corazón tomara impulsos cada miércoles y el cuerpo se pudiera renovar para seguir luchando y eso Maxi, lo hemos ido consiguiendo poquito a poco.
Ahora tú dices que quieres dejar la responsabilidad de secretario que ostentas desde hace siete años, lo veo correcto, como correcto creo que es el agradecerte por escrito todos estos años de dedicación que has dedicado tan desinteresadamente Al Semillero Azul, es correcto que estés deseando liberarte de algunas cosas para dedicarte a vivir tranquilamente tus años de jubilación, pero yo te conozco bien amigo mío, sé que no dejarás de comprometerte con nuevas responsabilidades y que siempre estarás alrededor de esta entidad que tanto te debe.
Un fuerte abrazo de tus compañeros y de “Tu querida Presidenta”

                                              
                                        Granada Sandoval     
13 -11-2010





Reconocimiento personal al escultor de hierro, rapsoda y director de teatro Paulí Collado.

Querido amigo Paulí:

Cuando decidimos darte este reconocimiento y te comuniqué que sería yo la que hablaría en nombre de todos los compañeros del Semillero azul, me dijiste, “no me digas muchos piropos que me puedo poner colorao”, lo siento compañero pero estos cinco minutos son míos y voy a decirte en ellos lo que a mí me dé la gana.
Son muchos años compartiendo vivencias,  y demasiados los buenos ratos que nos has dado como para pasar por alto hoy tus cualidades, por eso voy a decir de ti lo que quiera, como artista, como amigo y como compañero.
Ya una vez en uno de los escritos que te dediqué decía de ti, que eras afable, comunicativo, servicial, dije que eres respetuoso, alto y bien parecido, que tienes siempre la risa a flor de labios, que eres muy chistoso y de palabra amena, también dije que siempre estabas predispuesto a sorprender al oyente… ¡Ah y que eres bastante coquetón! Es decir que eres un artista de los pies a la cabeza, hoy te voy a añadir que pareces haber nacido bendecido por los dioses, por lo menos a mi me lo parece ya que han sido bastante generosos contigo.
Las cosas que un día escribí de tu obra no las voy a repetir hoy ya que hay otros que lo van a hacer, yo solo voy a decirte que te prepares para ponerte “colorao”   porque esta tarde vas a escuchar muchísimas más cosas.
Hoy nos hemos reunido un grupo de amigos para darte ese reconocimiento que te mereces y son muchos los que tienen motivos para hacerlo. 
Nosotros, desde el Semillero Azul, acordamos quien serían los porta voces de los grupos que van a dirigirse a ti, yo voy a hacerlo en nombre de la entidad que presido, te voy a hablar en nombre de tus compañeros, limitándome a trasmitirte el cariño de todos ellos, a expresarte lo mucho que te queremos y a decir públicamente que en el Semillero Azul estás considerado y reconocido como un buen rapsoda, que eres nuestro “POETA DEL HIERRO” desde aquel día que te puso el nombre El desaparecido amigo Cristóbal Benítez, que te apadrino Paquita Moreno y te bautizamos con el agua que trajo Amparo Almarcha desde el mismo río Jordán, desde aquel día Tú eres el “poeta del hierro” porque  escribes la poesía en el metal, el hierro es el libro de poemas donde plasmas las ideas, dónde vas escribiendo los sueños cincelando tus sentimientos y dibujando tus obras, en ellas se puede palpar el misterio, se ve y se disfruta la belleza, se escucha el ritmo, se palpa la música y se presiente la vida.
Todas tus obras, todas tus criaturas son irrepetibles, son piezas únicas porque tú eres único, porque eres el dueño absoluto de sus vidas, tú eres el dios que las ha creado el que puede eternizarlas o puede destruirlas para siempre fundiéndolas en el olvido, tú les has puesto el rostro del dolor, el grito y la agonía… o las has dejado palpitando en nuestros ojos encima de un escenario.
TÚ nos has ofrecido tantas cosas y tan distintas que es imposible enumerarlas en tan corto espacio de tiempo.
Por todo eso hoy el Semillero azul quiere también darte su agradecimiento con la presencia de alguien que es uno de tus más preciados logros en la entidad, alguien que sabemos de sobra que es una de tus ilusiones, Aquí está para saludarte 

¡MÁSCARAS! ¡EL GRUPO DE TEATRO

 QUE TÚ DIRIJES!

Y AQUÍ PAULÍ COLLADOS NO HE PODIDO RESISTIR LA TENTACIÓN DE PONER UNA BREVE REPRESENTACIÓN DE TUS TRABAJOS