VENTANAS DE MI VIDA

viernes, 17 de mayo de 2013

SENDEROS


VENTANAS DE MI VIDA




SI DESEAS LEER CON MÚSICA PICA ARRIBA EN EL VÍDEO Y DISFRUTA, GRACIAS POR TU VISITA.

                             GRANADA SANDOVAL.
    REFLEJOS DE UN ABRIL RESECO 2017

Abril reseco y airoso
se fue peldaño a peldaño
caracoleando un tiempo
de un Marzo lacio y extraño.
Nace Mayo de amapolas
bajo un cielo seco añil,
y una mujer va soñando
con la belleza de Abril.
Mes, mujer y flor compiten
por las gracias del momento...
La mujer belleza eterna...
¡Mes y flor, suspiro al viento!

                                         Granada Sandoval.


DIALOGO ABIERTO


(A Gabriel Moreno por ser un experto en abrirme la espita de los versos y en respuesta a su tragedia con un olivo que a pesar de no cuidar y no dejarlo crecer le dio unos hermosos brotes)


Una vez te canté, con voz vencida
por el dolor abierto y solapado
que dejó el tiempo enamorado
en los residuos tristes de mi vida.
Te canté, porque tu alma, desprendida
no sé de qué confín ni de que cielo,
llegó a mí con la sed del desconsuelo
a beber de mi fuente deslucida.
Yo era, sigo siéndolo, un alma herida
cerrada en horizontes que la fueron
fundiendo en asteroides, que la hirieron
cuando apenas llegó recién nacida.
Un alma que creció y fue endurecida
aferrándose al verso ansiosamente.
Pero a veces el dolor ciega la mente
dejando a la ilusión adormecida,
y un día, cuando estaba enloquecida
porque el mundo se le hizo un nubarrón
vino un simple y pequeño cerrajón
a enseñarle a luchar enfurecida.
Tengo un poema, te lo mando, convencida
que te hará comprender su ejemplo vivo.
¿El origen? quizá el tesón de un viejo olivo
al que inconsciente le negaste su crecida.
Ese olivo te demostró, que en la vida,
por muchos escollos que atormenten,
se deben de sacar uñas y dientes
para ganarle al mundo la partida.
Tú, pediste a José, patrón de brida
por mares de galerna y chapapote
que dirige con dolor su galeote
dominando tormenta embravecida,
que te hiciera un poema, yo, atrevida,
voy a hacer otro, aunque te digo…
¡Jamás es por luchar con el amigo
de ser más o mejor! Es convencida
que tú olivo, es espejo, fuerza viva
como en mí fue un pequeño cerrajón...
Lo que es el barco en José… ¡Fuerza y timón!
¡Un ejemplo de la lucha por la vida!

                                         Granada Sandoval
Este de abajo es el poema a que hago referencia anteriormente, se titula. 

EL CERRAJÓN

 Una primavera vi
entre cemento y asfalto
la mole de un rascacielos
subir muy alto, muy alto.
En su pié grietas resecas
 y en ellas un cerrajón
brotaba muy decidido
como un titán campeón.
Iba empujando al cemento
firmemente y con tesón
como quien va muy seguro
de poder con su armazón.
Aquel tallo verde oscuro
pinchaba al monstruo marrón
subiéndose por el muro
en plena provocación.
Lleno de flores redondas
color pajizo limón
eran David y el gigante
eran como el mundo y yo.
Eran el ejemplo puro
de la pura conclusión
de que a veces el más débil
es la furia en su interior.
Algo se agitó en mi pecho
con la fuerza de un león
y un relámpago de vida
me devolvió la ilusión.
Y a partir de aquel momento
no hay muro ni torreón
donde yo no encuentre brecha…
¡Lo mismo que el cerrajón!
                               Granada Sandoval.


OFRENDA

Hoy he retrocedido lentamente
a unos años cargados de emociones
donde quedó la vida hecha jirones
desperdigada y rota torpemente.
He buscado mis años, los primeros,
los que dejé en nieblas de ignorancia
queriendo despertar a la fragancia
de aquellos impulsos pajareros.
He lamido en amor sobre la herida
que me hice atravesando primaveras.
He entendido las torpes ventoleras
de quien nace ignorante por la vida.
El corazón, que aun guarda la ternura
de los años de amor adolescente
se ha volcado mimoso y suavemente
en mi alma tan pequeña y desvalida,
dejándome una rosa deshojada
en el rincón más tierno de mi pecho.
¡Una ofrenda a los años que hoy han hecho


que se empape de llanto mi almohada!
                                                                                        Granada Sandoval.



Hoy calzando mis zapatos

Como siempre, en la rutina de calzarme los zapatos,
me he detenido un instante mirando mis pies descalzos,
y una ternura infinita ha descendido despacio
hasta quedarse prendida entre sus dedos cansados.
Dedos que de tanto andar con el peso de mis años
se van deformando viejos, se van torciendo a los lados.
Mis dos pies, los pies del mundo, esos grandes olvidados
que apenas consideramos ni damos grandes cuidados.
Esos amigos tan fuertes que van siempre a todos lados
soportando nuestro cuerpo presurosos y abnegados.
Esos que por serviciales están doblemente usados
sin apenas ser lucidos por estar siempre calzados.
Esos que son el soporte de tantos años pasados
de tanta vida vivida, de tanto sendero andado.
Hoy mirando su vejez, al ver sus dedos ajados
he sentido sobre el alma un remordimiento raro,
mezcla de pena y de orgullo por tenerlos a mi lado
llevándome cada día fieles y sacrificados.
A donde quiera que fui con esta cruz de mis años
ellos marcharon conmigo atentos a mi reclamo
sin negarse a caminar ni exigirme más cuidado.
Hoy al verlos, pobrecitos, rendidos, casi agotados
en un arranque de amor me detuve a acariciarlos
para pedirles perdón por su amor tan entregado.
¡Perdonarme amigos míos, mis compañeros amados
tan firmes, tan importantes y tan grandes olvidados! 
                                                 
                                                                  Granada Sandoval. 
  

A PATRICIA JIMENEZ


Tiempo de ayer, luz  y sombra del recuerdo.
Transcurrió en el espacio de una tarde
entre olores de café palabra y verso.
La idea primordial coloquio y confidencias,
sin embargo llegó un dolor  viejo y abierto
que dormía como un lobo resentido
agazapado en las lagunas del silencio.
Palabras de amistad en lluvia fresca
para aliviar la soledad dando consuelo
al amigo que arrastra pena dormida
e inventa sonrisas de amor  al apego
Las palabras agotadas volaron desvaídas
sin encontrar  resorte  para llevar acierto
donde servir exacto en las sendas del alma
al amigo solitario de corazón abierto.
Hubo varios intentos de abrir rosas y lunas,
ahuyentando rescoldo triste al sentimiento,
pero la pena vieja, volvía entre suspiros
con salitre y rescoldo de porvenir incierto.
¿Qué hacer,  cuando el alma regodea incesante
en el vacío íntimo y en el dolor añejo?
¡Nada, nadie puede hacer nada al vicioso daño
que invade el alma en la sombra antigua
y es dueña del espacio oculto del respeto!
Ya daba la tarde por perdida entre tristezas
cuando llegaste tú, mujer de trigo nuevo
y un olor de jazmines se adentró en mis latidos
con recuerdos de niñez y sentir paralelo.
Un mundo natural  en tus ojos de gacela
derramando campanillas de azahares y romero
 con olores de albahaca tomillo y hierbabuena
regustos de manzanas ciruela pan y brezo.
En el alma un abrazo de cálida andadura,
en mis mejillas secas la suavidad del beso
y en mi cansada frente la seda que perdura
de tu niñez lejana que vive en mi recuerdo..

Aquí abajo podréis leer un "mano a mano"
con una gran poeta argentina, Miriam Barri, que después de leer mi poema  (Calzando mis zapatos) nos enzarzamos las dos "Verseando" como dice ella y salió este poema de abajo que se titula 
AMAPOLA DEL CREPÚSCULO


POEMA A DOS VOCES ENTRE GRANADA SANDOVAL Y MIRIAM BARRI

AMAPOLA DEL CREPÚSCULO
Poema a dos voces entre Miriam Barri y Esperanza Sandoval Santander (Granada Sandoval) (Incluye un poema de ABOROJUAN SIN MÁS surgido de la lectura de este dúo)

AMAPOLA DEL CREPÚSCULO
(Poema a dos voces) 

(Dice Miriam)     

 Me dueles hasta en los pies   
por tantas huellas en vano,
te doy mi noche y el hombro
para olvidar lo llorado,
para nacer cada día
con una herida al costado
y abrir el pecho de luz
en una grieta, sangrado.
Me dueles hasta en los pies
 de mi corazón descalzo.     

Y sueño un sendero limpio
que vuelva mis ojos claros.

(Contesta Esperanza)

Para pisar los deshielos
de arrecifes y collados
y poner las horas limpias 
despertando los letargos
que dejó un amor sombrío
en los valles del quebranto.
Yo soy luz, pasión y versos
constantemente rimando
y borrando oscuridades
de sueños equivocados...
Y en esa paz de armonía
viviré siempre soñando
que lo tuyo fue un silencio
que pasó solo de paso.

Quiero sembrar girasoles
para traspasar los años
borrando sendas amargas
de otras horas, de otros años.
Soñar con azules ríos
para que alfombren mis pasos
en este tiempo que asfixia
a mi corazón cansado.

Después...¡qué vengan caminos
aquí yo estaré esperando
para sembrar campanillas
con mi guitarra de labios!

(Sigue Miriam )

Y en besos amanecidos
y en un torrente de pájaros
el alma vestida en rojos
crepusculares y alados
seré silvestre amapola
sangrado, siempre sangrado.

1 de Febrero 2014.
Autoras:
Miriam Barri  (Argentina)
Esperanza Sandoval Santander (Granada Sandoval) (España)
Este poema tuvo contestación del Gran poeta sevillano ABORO JUAN SIN MÁS que escribió lo siguiente.

(Dice Aboro Juan)

Quiero unirme a vuestros versos.
Voy a cantar vuestro canto
con los trinos del jilguero
que habita en mi labio franco.
Yo también anduve inquieto
por los caminos de antaño
buscando por las esquinas
vuestros encajitos blancos.
Por suerte puedo contar 
que los encontré de paso
lento, amable y colorido
que cuentan vuestros encantos.
¡Ay caminito y vereda!
¡Colores por ambos lados
junto al color de ellas dos
nació este bonito ramo!
El ramo de la amistad
porque el cariño es humano,
es el ramo que yo quiero
es el ramo que os regalo.

Autor Aborojuan sin Más. (España)
después de disfrutar del mano a mano con Aborojuan y Miriam me brotaron estos versos en la tranquilidad y el regodeo del repaso.

Mi corazón andariego
va por la senda adelante
relajado y anhelante
por encontrar el sosiego.
Luce el sol crece el apego
de la senda vespertina
y el pulso se me reclina
en los flores de mi sino…
¡Es el sabor del camino
que mi vejez la ilumina!

Avanzo en mí caminar
con un fajo de experiencia
que va pidiendo paciencia
Para aguantar y soñar,
Ya pasó el tiempo de estar
entretenida en vivir,
ahora es tiempo de seguir
hasta el final del trayecto
causando el mejor efecto
en la misión por cumplir.

El corazón late… y late…
con paso cansino y viejo
y en cada latido dejo
un recuerdo, un remate,
un poco del disparate
que perdí en la juventud
cuando a golpes de laúd
desperdiciaba hermosura…
¡Ahora tengo la figura
que llevaré al ataúd! 
                                     Granada Sandoval.

Portada de mi primera antología.


LA REALIDAD ATERRA A LA FANTASÍA.

Angustia implacable del silencio, animadversión hacía lo real, insomnio ante lo imposible.

Latitud imprecisa, contacto inesperado, placer  menospreciado, plenitud equivocada, capitulación incorrecta, constancia ante lo inaudito, emancipación de realidades, deseos de libertad, camino de eternidades sobre un río sin retorno...¡ Eso es oscuridad!

¿INCÓGNITA?

Se sujeta en mi pecho una incógnita que hace tiempo me tiene obsesionada,
¿Quién se atreverá conmigo a la escapada de buscar el compás de la vida.

Todo es extraño, todo es incierto, todo es un laberinto de incertidumbre de temor o fantasía.
¿Quién soy yo? ¿De donde vengo?
He llegado a esta vida sin llamar, sin ser deseada.
¿Porqué este lago morado de incertidumbre entre la luz y la sombra?
 Quisiera congelar el mundo con un témpano de hielo, sujetar la angustia, retener el aire aunque solo fuese un instante para mirar la hora en que me cuajé y que no me viera nadie.
Quisiera verme allí, pura y virgen, desnuda en el agua del estanque primigenio de la vida que me modeló la imagen.
Quisiera volver a la mecha que encendió fuego a mi sangre y a mi corazón pequeño entre mis dedos de antes.
Quisiera ser risa fresca entre los labios sin hambre y ser pan, de pan eterno... 
¡ Pan que no le falte a nadie!
Quiero ser... y no soy nada, solo soy latido y aire que no encajo en este mundo desde el túnel de mi madre.


Se sujeta en mi pecho una quimera que hace tiempo me tiene obsesionada...
¿Quién se atreverá conmigo a la escapada de buscar el compás de la vida?
  
SILENCIO

Como madre, se me exige silencio.
Como esposa, se me exige silencio.
Como ciudadana, se me exige silencio.
Todo a mí alrededor me grita, ¡ silencio!
Sin embargo mi pecho necesita gritar
otros gritos que le duelen a mi alma.
De mi pecho se escapan otros llantos
en un agónico lamento, una voz única,
un deseo, un dolor, una palabra, ¡Libertad!

RETORNO

Estoy en constante deambular por el entarimado oblicuo de un atardecer cualquiera.
Llevo una carga de imágenes danzando por la mente agazapadas al azar.
Los pensamientos buscan con avidez en el recuerdo residuos de tiempos pasados.
Ahora me acompañan solo horas de silencio situaciones aburridas por noches interminables.
En los pulmones llevo el ansia del regreso expulsando el sedimento acumulado en años de aglomeración e incertidumbre, de pronto todo se vuelve diáfano, al respirar se palpa la limpieza
¡Es el aire limpio, es el azul de mi pueblo!
¡Es el latigazo de luz de un trozo de Andalucía!                                          
¡Se está realizando el sueño deseado después de estar tantos años en la espera.
Un estremecimiento de impaciencia me culebrea por la espina dorsal con una enorme interrogante ¿Me recordaran en mi pueblo con la misma intensidad que yo deseo?
El coche avanza lentamente, de pronto una voz llega a sacarme del arrobamiento.
¡Mira, otro coche catalán! ¡Sinvergüenzas y gorrones que se comen los chorizos y se llevan los jamones!
Un témpano de hielo se me adentro en el alma
haciéndome comprender que el emigrante es “Juan sin tierra”

 ( Baza 1988)

TAMBORES DE COFRADÍA

Tambores  de desconsuelo
que a mi soledad llamáis
¡Qué tristemente sonáis
en éste amargo desvelo!

¡Estáis sonando en la noche
con sonido de calvario
recordándome mi cruz
de corazón solitario!

¡Qué tristemente venís
en ésta noche sin alma
cuando mí pecho se calma
agotado de sufrir!

Mis ojos se van cerrando
al  son de la cofradía.
¡Nazarenos de este día
que un calvario va pasando!

Vuestro sonido se aleja
cuando el alba se levanta
¡En el corazón me deja
dolor de Semana Santa!

Cuando el alma se desgaja en soliloquio intimo.
Cuando la palabra traspasa el pensamiento.
Cuando el deseo se convierte en ritual.
Cuando el vivir es todo inquietud
siendo el pecho una regleta…
¡Está midiendo un poeta!
Cuándo el recuerdo se oscurece en el silencio.
Cuando el corazón se agita y no descansa.
Cuando faltan las fuerzas en la lucha.
Cuando cerrándose los sueños
la vida hiere y no respeta…
¡Hay que buscar un poeta!
Cuándo la mente se desengancha del orgullo.
Cuando se pisa un sendero bosquejado.
Cuando el alma es altar desdibujado.
Cuando el pulso es troquelado
por un medidor de etiqueta…
¡Esa es la voz del poeta!
Cuando el sentimiento es una furia desbocada
Cuando la palabra vive fuera y vive alerta.
Cuando la sangre es fuego  controlado.
Cuando nace el grito y sale a flote
pinchando porque es saeta…
¡Algo le duele al poeta!
Cuando el cielo es alcanzable y  la vida blanca luna.
Cuando el cantar es latido y la risa flor diaria.
Cuando el amor tiene sello y nombre.
Cuando el perfume es el aire
y la boca una violeta…
¡Te está queriendo un poeta!

                                            Granada Sandoval.



SENDEROS

Andando por el camino labrado de las tristezas
llevo en el cuerpo grabadas las marcas y las reseñas
de muchos días cansados y muchas noches eternas.
Tengo en las manos dibujos de trabajos y de penas.
y en la piel tengo el cansancio de cicatrices ajenas.
Hay muchas cosas oscuras y muchas angustias viejas
marcadas en los senderos que me dibujan las venas…
Hay muchos pasos perdidos por interminables sendas,
muchos dolores, angustias disgregadas y dispersas
por entresijos extraños donde he perdido las cuentas.
Tengo tantas horas juntas detrás de ilusiones sueltas
que el corazón adiestrado me va limando asperezas.
Tengo proyectos perdidos, ilusiones y proezas
que se quedaron ocultas equivocando veredas.
Tengo dos ojos atentos limpiando las impurezas
de vientos huracanados de lágrimas y durezas.
Mi tiempo es un libro eterno que no sabe de perezas
y mis espaldas un arco curvado en las obediencias.
Tengo caricias esquivas rugiendo por las cavernas
llorándome  los deseos perdidos en las tormentas.
Ahora, mirando los años perdidos sin experiencias
quiero dejar sus reflejos gravados entre poemas
para que nadie me copie, para que otros aprendan
del tiempo que me he perdido casi caminando a ciegas.
Yo quise comerme el mundo con palabras y poemas
pero el mundo contestó cerrándome muchas puertas.
Ahora vivo sin remedio porque mis años se alejan                                      
Por la senda y el reguero que marca mi sangre vieja.                                                                        Granada Sandoval.




FUENTE DE SANTA TERESA.

(Corbera (Barcelona)1987)


Era una tarde limpia, celeste como el alba
donde fui caminando perdida en la montaña.
El corazón, cansado de rígida a maestranza
de la ciudad impura, buscaba brisa cálida
avanzando en silencio cargado de romanza…
¡El pobre era un suspiro  en la quietud callada
de aquella tarde  pura primaveral  y clara!
El tiempo, flor  silente de ternura arrobada
andaba en desacuerdo con las cosas del alma,
rota en caminos agrios de una inquietud cercana.
Más la paz del momento se me abrazó liviana
mimosa de sonidos ebrios de lunas blancas.
Allí ningún ruido de agresión estorbaba.
Todo era paz, silencio, el pulmón respiraba
recodos del camino, hierba tierna verde y blanda.
Se me enredó en los ojos la tierra que pisaba
como una alfombra hecha de brisa perfumada.
Me invadía una ternura sutil y arromanzada
de místicos ideales, de cálidas palabras.
Había un rumor de los trinos y murmullo de aguas
con trémolos de aire y olor de rosas blancas
que sentí que un paraíso se me abrazaba al alma.
¡Qué bello estaba todo en aquella tarde clara!
El cielo, celeste espejo sobre mi cara pálida.
La tierra, mullida alfombra de seda engalanada.
¡Qué linda aquella imagen de tierra catalana…!
Y yo…
¡Qué cosa tan pequeña! ¡Qué alma tan cansada!                                                                       Granada sandoval

 CANTABRIA.

¡Cantabria!
Remanso de paz en roca dura
que en los milenios perdura.
Pedernal de agreste  lumbre
que albergas en alta cumbre
la libertad del silencio.
Cantabria de orgullo recio
de tierra veraz y mares
que eres de Dios los altares.
Sol, pino verde y salobre,
cuna de fuerza en el hombre
y del amor compañera…
¡Siempre serás la primera
cuando a la belleza nombre!                                                                    Granada sandoval

ALMERÍA.

¡Almería, miel y viña!
¡Albahaca y amapola!
¡Luna nueva, luna niña
Entre crespones azules!
¡Seda y mar rizando nubes
De hechizo sobre una ola!

¡Almería, sal y pena!
¡Desértica en pedregales
que luces en luna llena
con flor de tus almendrales
plata de peces y arena
y ácido de limonares!

Almería, caracola
de belleza inigualable
danzando callada y sola…
¡Eres la rosa de espuma
que crece vive y se esfuma
mecida en su barcarola!

 Almería, novia añeja
anclada en una bahía
bajo Alcazaba bermeja
En el nombre de María…
¡Bendita seas Almería
Por sabia, dulce y por vieja!
                                                Granada sandoval


MONSERRAT

Dejarme hablar, porque quiero
Que mi voz desgarre el alba
Rompiendo muros antiguos
Con fulgores de esmeralda.
Quiero rezar y no quiero
Soltar mis palomas blancas
Por si rompen con sus vuelos
El silencio de las lajas.
Tan solo dejo estos versos
Sobre la Montaña Santa
Pegados en unos muros
De silenciosa alabanza.
Mi voz es cuchillo frío
Como una fría navaja
Se incrusta en una fisura
de piedra y una mortaja.
Al pie de mis pies silencio
Nombres de muertos que pasan
Escritos sobre las losas
desdibujando palabras.
El aire me huele a incienso
de rezos  y piedra parda
y de canto gregoriano
al crujir de una sotana.
¡Montserrat, montaña viva
Sobre los siglos que pasan
Dejando golpes de pecho
Y de tragedias pasadas!
                                              Granada Sandoval



                           
                   ¡ARAGÓN!

Aragón, tengo en las manos
unos nardos madrileños
azahares valencianos
flor de olivar extremeños
una rosita de Murcia
y el perfume de unos versos.
Aragón vengo vestida
de mantilla y espejuelo
con claveles  Sevillanos
reventándose en el pelo.
Traigo en el pecho una copla
y un repique entre los dedos
para pedirte una jota
sentida con sones nuevos.

Jota

Te vi a cantar una jota
por ser hija de Aragón.
Te vi a cantar una jota.
Porque las joticas son
el amor que gota a gota
se sale del corazón.

ALBACETE.

Albacete vive atento
afilando los aceros
por si vienen a ofenderle
hollines de malos vientos.
Tierra del Guadalentín
de regustos sangoneros
que tiene gracia huertana
y olores de limoneros.
                                           Granada sandoval

 MURCIA.

Hasta aquí llega el olor
de tus aires salineros
los sabores de tu huerta
y el celeste de tus cielos.
"Murcianica" que reluces
con galardones guerreros
y alabarda albaceteña
de sones cartageneros.
Murcia de fuerza y trabajo
Y estilismo zarzuelero
¿Qué tiene la “Huertanica”
De tu hermoso cancionero?
¡Murcia de aires templados!
¡Murcia de hombres braceros!
¡Murcia de mares azules
y cantares marineros
aquí te dejo estos versos
para ordenar tus senderos!
                                               Granada Sandoval


 PIROPOS A BAZA  

En una hermosa mañana
de celeste primavera
cuando el campo se engalana
de flores y luces nuevas
subí a la fuente San Juan
a la cima de su sierra
con ganas de ver a Baza
en sus horas mañaneras.
Jamás respire aire puro
como la mañana aquella
con olor de mejorana
de tomillo y alhucema.
Sentí que tenía aquel aire
todo el sabor de la sierra
y el gusto de tierra virgen
del agua limpia y la yerba.
Mis ojos se pasearon
presos de tanta belleza
mirando a un sol soñoliento
dejándose la pereza
sobre unas gotas de oro
en las flores entreabiertas.
Las lágrimas del rocío
brillaban como las perlas
poniendo un mantón bordado
en los hombros de una reina.
No hay sol que reluzca tanto
revolcando su belleza
como el sol recién nacido
tras el lomo de la sierra.
Todos los campos de Baza
despejaban su pereza
ofreciéndole un retrato
a mis ojos de poeta.
Decir guapa queda corto
porque la palabra queda
como colgando un piropo
que se le dice a cualquiera.
¡Hay que decirle armonía!
¡Hay que decirle opulencia!
¡Hay que decir sinfonía…
Y aun se queda pequeña
la gracia que se derrama
creciendo al pie de la sierra!
Ver sus almendros floridos
el rumor de las abejas
el canto de los jilgueros
el agua de sus riberas
y la imagen que da el pueblo
guardado por sus iglesias
es parte del paraíso
visto en sus horas primeras.
La iglesia de la Mayor
parece que al cielo reza
con el pueblo arrodillado
desde San Juan a la vega.
¡Baza de verde olivar
que se extiende y despereza
barajando lejanías
donde la vista no llega!
¡Baza que vive y se adorna
como una mocita en fiesta
poniéndose cerros grises
de sortija y de pulsera!
¡Baza de verde olivar
cuidadosa se recrean
de Cortes a Pozo Alcón
desde Zújar hasta Freila,
de Caniles a Guadix
de  Cullar hasta Galera
vigila Sierra Nevada
como joya de esa tierra!
¡Reina con capa de armiño!
¡Madre de nieves eternas
ofreciendo señorío
de incomparable grandeza!
¡Baza Hortelana y señora!
¡Baza grandiosa y guerrera,
que tiene sobre su historia
títulos de santo y seña!
¡Baza de la alfarería!
¡Alcazaba de leyenda
entre luces de abolengo
y un escudo en cada puerta…!
Hablar de Baza y su nombre
 se queda la voz pequeña
por que la tapa el linaje
de su calidad sureña.
La gloria de sus triunfos
esta pegada a sus piedras
de cultura y de justicia
que fue resbalando en ella.
Baza fue mora y cristiana,
fue fenicia y fue tartesia
de costumbres ancestrales
de abundancia y de pobreza.
Baza  árabe y romana
Morisca de calle estrecha
Que hoy presume de avenidas
de progresos y de grandeza.
¡Ese es mi pueblo y su gente!
¡Tierra de trabajo y fiesta
que luce con brillo propio
con tradición de su feria!
¡Tierra de hielo y de lumbre!
¡Pedernal de sangre y Sierra
cincelada por sus hijos
guiados por fe sincera.
La virgen de la Piedad
milagrosa y tan fiestera
y Santa Bárbara bendita
como patrona señera.
Granada en el Corpus Cristi
le manda su luz y estrella
para que presuma Baza
de su hermosura y grandeza
¡Por eso vaya este canto
escrito como bandera
para esa tierra andaluza
donde vi la luz primera!
A UN OLIVO

Bajo las  grandes ramas retorcidas
de brotes verde y grises que envejecen
en un portentoso olivo centenario
me siento como una virgen celeste
que sueña sabrosuras deliciosas
entre perlas de oro y ríos de aceite.
¡Sabor antiguo sacia mi recuerdo
en paladar de niña! Veo crecerse
en suave prodigio nacido virgen,
un placer de mesa, manjar de siempre.
Su olor en mi boca suelta un suspiro
saboreando esencia de campo agreste,
cosas aletargadas  del recuerdo…
¿Olivo catalán?¿ Sabor jiennense?
¡Qué importa de  dónde sea! Su perfume
despierta apetito solo con verle!
Su sabor en mi boca, suave y  tibia,
huele a casa y familia a pan caliente.
Hasta el viento que ulula meciendo aire
uniendo Norte y Sur hace presente
un pasado de ausencias, niñez lejana
bajo otras ramas grises… ¡Gigante verde!
¡Junto a tu tronco soy niña golosa
saboreando  esencia de pan caliente!
Sabor de España, esencia prodigiosa
por circulares de venas verde azul…
¡Qué más da si me llegas deliciosa
de un olivo catalán  o un andaluz!
Soy dueña de las mariposas, mirad tengo millones de mariposa, miles de ellas revolotean sin cesar por mis ojos, mirar mis ojos, contemplar como vuelan reflejadas en la retina danzando y armoniosas, algunas van con vuelo ingenuo fugaz y pasajero, otras pasan incesantemente con su corta vida, su vida extraña en un mundo aparte en las suaves alas.
 Son las mariposas bandadas de ansias ocultas que pasan por mis ojos hablando de sueños, mariposas tristes, mariposas blancas, mariposas negras de grises baladas que fueron un día razón de palabras, cosas que se me engancharon pegadas al alma, jazmines de vida, botones de nácar, rosas de colores, mil sueños con alas, sonrisas de niña que un día en volandas dejaron su huellas escritas, selladas entre sueños viejos y sombras de escarcha. Mariposas mías que pasan y pasan sin dejar resquicio, sin llevarse nada, mis ojos su vida, mi vida su casa y en el ajetreo del lugar que abarca esta el corto espacio de retina y  ansia formando un paisaje de versos y danza.
Mariposas siempre, luna, sol y escarcha, que en el horizonte del tiempo que avanza dibujan un cuadro de luz y palabras entre día y noche, entre pecho y alma con un reciclaje de cálida estampa pintando colores de paz y batalla.

Noviembre de 2011 Can Rusell 2´30 de madrugada.  
(Para mi querido amigo Manuel Gómez Serrano, un alma de trovador perdida en el asfalto catalán que añora sus tierras granainas de Jerez del marquesado)

La serenidad del viento
sea para ti siempre, amigo,
para llevarme contigo
a esa luz tal como siento.
Que esa paz, ese contento
que es querencia y es castigo
en la distancia, al abrigo
de la cruz del sentimiento
por Granada y su paisaje,
aunque resuden dolor
sean siempre sendas de amor
de amistad y paisanaje.
Tu conmigo, yo a tu vera
y en ese tramo quisiera
que la vida fuera nada
para que siempre en Granada
nuestro recuerdo estuviera. 
                                                                                  
 Granada Sandoval.


ADIÓS AL AMIGO Y COMPAÑERO DE SENTIRES

 Cristóbal Benítez Melgar en su funeral 17 –4- 08

¡Muchos los caminos que anduvimos juntos!
¡Muchos versos compartidos, compañero!
¡Muchas las cosas que quedaron olvidas
sin que pudieras sembrar más el sendero!
Trabajaste muy a fondo, amigo mío
Elaborando tu obra con esmero
y un esfuerzo tan feraz no será oculto
al ser fuego el sonido de tu verso.
Hoy, como Antonio, “ligero de equipaje
 Te vas, con el sabor de lo bien hecho
Pero dejas labor en el camino
para quien siga tus pasos gran maestro.
Difícil fue tu paso por la tierra
intentando corregir los desaciertos
de todo lo que viste y viviste
deseoso de limpiar bien el sendero.
La vida fue tu campo de batalla
Luchaste, eras quijote en desacuerdo.
¡Ojalá te vayan fácil las batallas
al entrar por las incógnitas del cielo!
                                   Granada Sandoval.

GIBRALTAR

En esta mole de piedra
donde los siglos se estancan
toda admiración se queda
entre la piedra encastrada.
Serenamente la miro
mi vista serena avanza
con la sensación del frío
de roca petrificada.
Todo alrededor sombrío
de un gris marengo que habla
como un duende de suspiros
buscando un rincón del alma.
El ocaso de la tarde
con su capa gris de plata
se baña de aguas azules
que en entre las rocas resbala.
¿Qué historias no visuales
ocultaran las pizarras
de esta mole de granito
donde los siglos se estancan?
¿Qué secretos jamás dichos
quedaron entre las garras
de este monstruo milenario
bañado en sangre y batallas?
¿Cuántas leyendas antiguas
lamen sus piedras guijarras
entre lagunas de olvido
y provoconas bravatas?
El hombre, juguete frágil
pasa cual débil fragata
en cascaron que se estrella
en la mole milenaria…
Gibraltar juega con ellos
frotando sus rocas pardas
con tentáculos de espuma
quebrando sus vidas blandas.
¿Cuántos años? ¿Cuántos siglos?
¿Cuántas vidas harán falta
para que el hombre comprenda
que Gibraltar siempre gana?
                                                                                 Granada Sandoval


ANDALUCÍA

Inmensidades azules
flores de viento
donde van las mariposas
del pensamiento.
Nubecillas de colores
jardín inmenso
de cante feria y flores
¡Azul inmenso!
¡Destellos señoriales
mantón e incienso
iglesia y crucifijo
capote y verso,
¡Cielos de Andalucía
rosa del viento
con faldas de volantes
te vistió el tiempo!

ANDALUCÍA.

Decir, Andalucía
es buscarle a la belleza
su  hegemonía.

TESORO

Decir tesoro
son  reflejos dorados
¡Torre del Oro!.

SEVILLA

Decir Sevilla
es acariciar el aire
con manzanilla
y yo diría
que es ponerle corona
a la fantasía.
  
Cante y paloma
besos recién nacidos
del Sol que asoma
y el alma mía...
¡Buscando todo esto
en Andalucía!

Llanto y Saeta
broche y mantilla
una voz de poeta
que no se humilla
y en un quejío
una copla de sangre
con señorío,
¡Y el alma mía
que encuentra todo esto
en Andalucía!
  
flor de aceituna
una rosa encarnada...
¡Sangre moruna!
Jara y arcilla
un caballo orgulloso
que se arrodilla
y en la agonía
soleá por los aires
que desvaría,
  
flor de amapola
gracia y torero
ramitos de claveles
y limonero.
Cante y marisma
con gentes singulares
por su carisma...
¡Y el alma mía
buscando todo esto
en Andalucía!
  
verdor de olivo
azules encantados
y rojo vivo.
Blanco y dorado
tesoros amarillos
reja y arado...
¡Y el alma mía
buscando el Arco Iris
en Andalucía!




A BLAS INFANTE

Por el ocre del camino
van rimas de verso y cante
perdiéndose entre suspiros
hablando de Blas Infante.

Labrador de corazones
sembrador de humanidades
defensor de la justicia,
soñador de libertades.

Hombre fijo en ideales
curtido en campo de pobre
fue esclavo de  tierra y cruz
por un campo de salobre.


Victima de los desmanes
en un tiempo de inquietud
que regó de llanto y sangre
a todo el suelo andaluz.

Blanca y verde su bandera
verde y blancos sus andares
blanca la fe que ponía
y verde oscura su tarde.

Blanca y verde Andalucía
azul de verso y cantares
cuánta sangre derramada
se esconde por tus altares.

Tierra de esfuerzo y sudor
agua marina y jarales
solea de cante jondo
de guitarras y mimbrales,

Cuando será que despiertes
cantando por alegría…
¡La sangre de Blas Infante
Regó por mi autonomía!

(Este poema fue premiado en el certamen de poesía del C. Andaluz Blas Infante el año 1986)


VALENCIA
¡Ay Valencia!
¡Si yo tuviese poder
Con estos libres cantares!
Si yo, fuente de pesares
turbia de tanta acidez,
fuese capaz de coger
tu perfume de azahares
tu luna al amanecer
y las sales de tus mares
los silencios seculares
que hay en tu amanecer
cuando comienza a nacer
el alba por tus lugares.
Si yo pudiera, Valencia,
formar parte de la aurora
cuando la Albufera llora
rocíos por tu conciencia.
Si yo tuviese potencia
para limpiarte, ¡Señora!
de esa nube destructora
que destruye tu opulencia.
Si yo fuese luz y esencia
de barrera protectora
para la fauna y la flora
que destruye la imprudencia.
¡Si yo fuera…!
¡Ay Valencia! Si yo pudiera
Ser Dios para amarte y protegerte…
¡Juro por él que iba a hacerte
del mundo entero Fallera!


17-11-1998.