VENTANAS DE MI VIDA

domingo, 6 de enero de 2013

JUGANDO CON LAS PALABRAS

PICAR EL VÍDEO PARA LEER CON MÚSICA. 
(GRACIAS POR SU VISITA)


2007 SANT JOAN DESPÍ (Barcelona)
EN EL SILENCIO DE LAS HORAS SE NUTRE LA INTELIGENCIA DE LA PALABRA ESCRITA, LA LECTURA ES EL MEJOR ANTÍDOTO CONTRA ´
LA OXIDACIÓN MENTAl.
                                             Granada Sandoval.
No soy de aquí, ni de allí, ni de ninguna parte, no pertenezco a nadie, yo  solo soy un latido pasajero que juega a equivocarse en el noventa por ciento de las decisiones.
Tan solo soy eso, un sonido, una palabra quebrada, que va brotando entrometiendose por las ideas, y agonizando desengañada por un mar de incertidumbres.
Solo eso, una palabra que una vez se atrevió a ir por la senda del verso buscando la perfección, buscando la belleza para poder pintar un óleo de frases engarzado en la métrica justa, soy un sonido que quiso dar al mundo la imagen exacta de los sueños, la belleza nítida de todo lo soñado, una voz que intentó pintar letra a letra la perfecta armonía con musical semblanza; fue un esfuerzo inútil, todo quedó en eso, en un intento de pisar esa cinta enredada de tantos miles de soñadores que quisieron también  buscar la perfección en el poema.
Porque… ¿Qué es el poeta, sino un buscador de perfección y exactitud en la belleza, un buscador de grandeza justa en el verso y la palabra?
El poeta solo es eso, un sueño universal de búsqueda compartida, cada cual a su manera, pero siempre detrás de la armonía y la belleza, un perfeccionista del pensamiento escrito; el poeta siempre busca exactamente eso, la hermosura de la imagen, la perfección hecha verso.
El poeta es un camino interminable de versos, un pintor dibujando versos y más versos, un retratista de huracanes de versos, remolinos de palabras con un deseo, un único deseo, encontrar el encastre exacto en el rodar de un mundo de letras que difumina ideas con la grandeza  del ritmo la métrica y la romanza.


GRANADA SANDOVAL


JUGANDO CON LAS PALABRAS

Me gusta jugar con la palabra, me gusta hacer de las frases un juguete que alivie mi abatimiento. 
A veces a altas horas de la madrugada, cargada de pesares me acuden los insomnios, quizá porque estoy cansada de ver atrocidades en la televisión, padres que matan a los hijos, suicidas cargados de explosivos que revientan llevándose por delante a todo ser viviente, maridos apuñalando a sus compañeras por cualquier cosa, sacerdotes corruptos expertos en pornografía infantil, políticos sacándose los ojos por coger la vara de mando, incendiarios quemando el mundo por placer y dirigentes corruptos saqueando las arcas del estado y agobiando al infeliz que solo tiene el pan escaso para no morir de hambre. 
Cansada como digo, de ver tanto disparate no puedo conciliar el sueño, es entonces cuando más me gusta entretener el tiempo jugando con la palabra, me paso noches enteras escarbando en los sentidos con el único deseo de buscar un mundo mejor, y cómo no, intento descubrirlo en los vocablos, en ellos rebusco intentando forjar frases nuevas, cosas que puedan tranquilizarme mientras busco como loca en el archivo de la memoria.
Cuando hago esto, siento que se me relajan los nervios, la sangre me circula sosegada por los regajos del cuerpo y la mente se regodea en cosas agradables.
A veces, quedo asombrada, no sé si la fluidez del lenguaje corre con tanta rapidez porque va por cosas aprendidas o porque va fustigado por el deseo de aprender, el caso es, que me pierdo en intrincados parajes desconocidos, en ellos me doy regalos extraordinarios, palabras que brotan por un torbellino incontrolable, a veces, son cosas absurdas que después de repasadas van al cubo de la basura, son residuos inservibles del torbellino mental imprimido, otras sin embargo, son un entramado de cosas coherentes, cosas que brotan al exterior con un perfecto contenido repleto  de cosas interesantes.
Palabras, siempre palabras, vocablos que son agua viva brotando del secano del alma, cosas que salen en un torrente de sinónimos y antónimos buscando similitud por los caminos perdidos en el zurrón del tiempo.
Cuantas veces me paso las noches como un trapecista del verso, me balanceo constantemente en el más difícil todavía.
¡Cuantas horas de mi vida paso buscando...! ¡Buscando, siempre buscando en los rescoldos del cerebro una frase nueva que me ponga una rosa entre los labios; y cuantas veces tropecé con un dolor escondido que era un punzón para los versos! 
¡Cuántas veces el entendimiento, ante el esfuerzo inútil de ensayar la obra perfecta, se me lanzó al vacío con un salto mortal sin protección ni redes de inteligencia! Y cuantas veces, yo, ¡cómo no! creyendo ser buena trapecista, intenté darme seguridad abrazándome a la paciencia; ¡Muchísima paciencia! 
Primero, para poder aguantar horas, que digo horas, días enteros, largos años, o la vida entera si falta hubiese hecho para forjar un relato en el vaivén de un verso.
¿Un verso, un relato, un poema? ¡Miles de ellos que nunca consideré terminados!
Para mi exigencia de escribir siempre me faltaron palabras! ¡Siempre me quedó algo por redondear..! 
De ahí brota mi eterna pregunta...¿Conseguiré algún día hacer el poema perfecto? ¿Conseguiré hacer ese trabajo limpio puro y hermoso que pueda hacerle comprender al mundo la grandeza que encierra la palabra escrita de...“¡Amarás a tu prójimo como a ti mismo!” 
Si alguna vez consiguiera pinchar exactamente en esa célula mental donde se gesta la palabra del verdadero amor, si pudiera llegar a dar justo en la diana de esa sentimiento clave, quizá podré decir... ¡Albricias, soy un buen poeta! ¡He derramado por fin un chorro de estrellas sobre el sentir de asnos que hoy está rigiendo el mundo.
A veces se me dibuja en el rostro una mueca indescifrable que ni yo misma podría describir, y mucho menos explicar.
Es el esbozo de un gesto parecido al que tiene la Gioconda, la Monnalisa de Leonardo Davinci.
Haciendo mi propio análisis he llegado a la conclusión de que ese proyecto de la carcajada que se asfixia en los labios sin aflorar es la propia frustración de los residuos del alma. 
Es lo que pone de manifiesto que existe un rincón burlesco, oculto y desconocido en una parte de la inteligencia, un gesto que jamás conseguiremos descubrir, esa mueca involuntaria es la incógnita que se oculta en lo más profundo de cada cual. 
Por eso pienso que no es la señal de la risa verdadera, es un preludio asomado al ventanal de la boca que nos dice que el subconsciente se está riendo a  mandíbula batiente de nuestra propia ignorancia.
            ( De mi libro palabras y versos en el azul de Al-Andalus)


 PRINCIPIO DEL VERBO

Un día se abrieron los cielos en un racimo de estruendos entre la luz y el viento, esa fue la manifestación sonora del esquema fugaz de la voz del futuro, sonido gutural, destello justo culebreando en trallazos por  cielos perdidos,  un látigo exacto para dibujar la historia.
El resplandor de un rayo iluminó los espacios rasgando latitudes hasta formar un grito, el grito un estruendo indescifrable roncando en estampida,  un zumbido sin control que nunca fue otra cosa que el crujido del silencio.                                  
Nació seguido, ronco como el bramar del ciervo que busca descendencia dejando su llamada por los huecos del aire, fue un son resquebrajado, roto, tembloroso, como si hubiese salido de una garganta macho, murmullo abandonado, lejano y sordo que derramó en el viento sonidos guturales, se dividió en fragmentos crujiendo amortiguado hasta formar un eco de cosas ignoradas, ¡Milagro! ¡ Maravilla! La voz se se hizo patente prieta de contenidos, atravesó los tiempos, al principio se dibujó en señales, signos incomprensibles en la creación del hombre.
Y el hombre, robot de barro que siempre estuvo mudo sin voluntad ni nombre, sintió la sacudida del canto y de la idea, su voz se hizo sonido, se mezcló por  la mente y el sueño de la historia empezó a tomar forma, la voz se deslizó por la sangre y el hombre fue despierto.
A partir de entonces el hombre se dibujó en las piedras, se convirtió en cantares para volverse eterno, se borraron las sombras del barro primitivo y Dios echó raíces sobre la faz del mundo, se reinventó por trillones en el campo de las letras con formas y sonidos; La voz se hizo un altavoz  inmenso, el mundo se fue volviendo arpa modelando notas caprichosas y en las guitarras del mundo las ideas se volvieron golondrina para los escritos del alma .
El verbo se hizo frase, ¡Relámpago bendito que nació sin sonido antes que la garganta, pero un día se despegó del suspiro inventando la magia!
¡Así empezó la voz, así creció su gracia bosquejada en la idea para adornar la esperanza! ¡Así empezó el reflejo de orígenes perdidos que estaban navegando con son enmudecido de  primigenia escarcha! ¡Sentir de los poetas! ¡Canción unida y clara que es fuente inagotable repleta de palabras!
Por eso, cuando las presiones aplastan los espacios y las angustias atrofian las ideas embotando los sentidos, cuando el tiempo se hace espeso y no queda ni un resquicio de luz en el sendero, cuando el cuerpo parece balancearse entre la muerte y la vida, cuando se encoge la garganta engarrotando el aire hay que cogerse a la palabra, la palabra, ese don fabuloso que afloja los impulsos, la palabra que frena los deseos que forma los proyectos y va amansando arrebatos, esa palabra que es la misma que reparte consuelo para vivir el peso  de ir tirando de la vida.   


                  
Donde se funden los tiempos
se transforma la luz cada día.
Cada día un resplandor cósmico
oculta la simbología de lo eterno.
Pero entre tanto, tú y yo,
como tantos otros, seguiremos navegando
por esta marea de incertidumbre
incapaces de perpetuar nuestro deseo.
Un día cualquiera acabaremos eclipsados
como ese sol que traspone en el ocaso.
Ese sol tan mentiroso que nos retira
la luz y el calor a su albedrío.
Ese sol que igual quema hasta abrasarnos
que nos deja entre huracanes helados,
pero nosotros, pobres gusanos terrenales,
le esperamos a diario a barriga descubierta
sin temor a su mentira y sus crueldades.
Nos engañamos cada amanecer pensando…
¡Hay otros nuevos soles, hay otra vida!
Nos miente y nos mentimos mansamente
pastando como corderos las migajas
calientes del engaño.
Pero un día, cualquier día, mañana mismo
En medio de esta espera nos encontraremos
A Rafael y su “Arboleda perdida” pensaremos
en Zelaya y su “Arma cargada de futuro”
soñaremos con una ley natural  que generará
otra luz, ganaremos la Luz de León Felipe
y esta alumbrará todo el horizonte
 para salir del jardín de la mentira
y puede ser que entonces, solo entonces
despiertes las voces “Vegetales y oscuras”
para lograr un nuevo reciclaje,
un nuevo yacimiento de estrellas perpetuas…
¡Ese día tendremos la Paz entre los dedos!
¡Nos hace falta un fragmento de fe!
¡Una sola partícula de fe para que se reanime
ese sueño dormido que el pacifico desea!
Pero entre tanto…Tú  y yo, ¡Seguiremos
navegando por este mar de oscuridades
enarbolando la palabra hasta romper los hielos!

                                                             Granada Sandoval.



RIMA RETO

Hace tiempo que oprimo en mis razones
un ansia refundida y refractaria
reluciendo por la orilla santuaria
donde se encuentra el rugir de mis leones.
Rezo al cielo pidiendo bendiciones,
porque parezco una esfinge estatuaria
regresando de otear constelaciones.
me parezco a una carga de plutones
habitando estructura sedentaria
enraizada por la orilla portuaria
donde atraca tu barco de emociones.
Voy viviendo contigo, sensaciones
de rutina impasible y milenaria,
porque siempre me quedé estacionaria
en la luna que alumbra tus rincones.
Luciérnaga de amor y quemazones
flameando en constante candelaria,
me malgasto por senda rutinaria
en el cráter cenital de tus fogones.
Quisiera ser para tí luz de neones
brillando en constante luminaria,
ser la luz de la flor de pasionaria
enraizando color y corazones.
Pero tengo escasez, no hay atenciones
para perfumar la esencia primaria
que es vital para mi y originaria
del fuego que consume mis tendones.
Por eso, como honor a tus "creaciones"
¡Fanfarria de primate! ¡Pobre paria!
Te cuelgo esta retahíla escapularia
en tu cuello fanfarrón y sin canciones.

A ver que os parece este trabajo que se me ocurrió un día cualquiera de un año cualquiera ante una situación de mi vida que como decía Santa Teresa de Jesús, "vivía sin vivir en mi"
                                                                
                                                             Granada Sandoval.

COMENTARIOS

Luis Perez dijo:

Hola Granada. Creo que vivir consciente de cada segundo de nuestra vida mucho vale la pena. Excelente tu trabajo. Un placer saludarte.

Contestación a Luis Perez:

Gracias compañero,ya aprendí la lección, ahora dedico el tiempo a mimar la vida que me quede haciendo todo lo que me apetece, te pongo una reseña de una de las páginas de mi libro llamado "REFLEXIONES" para que veas más o menos como pienso. 

"Como decía antes, he tenido muchas ocasiones y muchos quebraderos de cabeza dedicando horas interminables a tocar el tambor de las conciencias, a dibujar versos doloridos que después se han quedado perdidos en el tiempo como migajas de amor, ¿Quién prestará atención a señales de socorro de corazones perdidos? ¡Nadie! ¿Para qué dibujar gritos de repulsa o dibujar paz en los versos? ¡Para que se pongan amarillos! ¿Para qué seguir tañiendo el arpa de los sentidos si nadie quiere escucharla?
 Por eso hoy en estos momentos de reflexión, al traspasar los sesenta años y teniendo los fuegos artificiales, los sueños literarios y la afición quijotesca metidos en el cajón del pasado digo como decía Vital Haza
“Después de hacer tanto soneto a la muerte y de pasar tan mal rato" como decía Vital haza, tendrían que pelearme por necio y por mentecato”
Yo más o menos pienso igual, voy a intentar de pasar el tiempo que me queda en repasar lo hecho, en ordenar lo pensado, en no meterme con nadie ¡”A vivir tan ricamente!”Por lo menos lo voy a intentar a ver si lo consigo ahora que ya pienso que he aprendido a controlar los Estremecimientos ante los desajustes de la vida. 

§   
§  Ya estoy más endurecida he visto tanto desastre meteorológico, tanta corrupción “malaya”, tanta violación infantil, tanta violencia de género, prostitución, robos, engaños, guerras, masacres, trafico de drogas, que podría escribir kilómetros de versos con todas las maldades que puede hacer el ser humano, pero ha llegado la hora de cesar de dar golpes de tábano sobre el espejo del mundo, de dejar las conciencias de los poderosos bañándose en oro, a los guías del espíritu subiendo Santos al cielo, a los pobres con los pobres reciclando sin cesar para evitar el cambio climático…que el aburrimiento me dice, “dedícate a vivir tranquila aunque te llamen cobarde” ¿Cobarde por haber envejecido montada en el “Rucio” buscando versos absurdos? Ahora me da la risa tonta porque se demasiadas cosas, he visto demasiadas cosas y como decía León Felipe, “ya me han contado todos los cuentos, sé todos los cuentos” da la casualidad que como él ¡Tampoco creo en los cuentos! Lo único que sé es que... ¡No quiero un ático en el cielo, ni un saco de oro para meter mañana mis huesos podridos!
                                                                
                                                                   Granada Sandoval.

§  Cristino Vidal Benavente dijo.

Como trabajo, una maravilla, Esperanza, no lo dudes, terminando con un cuarteto que es una guinda perfecta, tanto para cerrar el poema, como para la situación que comentas, a tenor de lo que dices como aclaración. Felicidades y muchas gracias por tu amistad.

José Tadeo Tápanes Zerquera, dijo de este trabajo. 
Me han gustado tus versos. Desde luego, atrapan muy bien la idea que deseas transmitir. Se siente sincero y lleno de sentimiento. Besitos

Miriam Barri dijo. 

Ahh, querida Esperanza Sandoval Santander, tu comentario vale ORO!! Este, que empieza con: "Gracias compañero, ya aprendí la lección,"Es cierto: este MUNDO nos duele tanto, pero tanto tanto, que , casi vencidos, terminamos dándole la espalda y no importa que , en apariencia, parezcamos fríos, porque sólo Dios sabe cuántas lágrimas nos mataron el pecho por vivir en carne propia los ajenos dolores -
Siempre se aprende de las lecciones de la vida!!! Aunque en apariencia fríos dentro tenemos un corazón de ORO!!! Sólo tenemos que mirar más allá de las lágrimas y descubrirlo!!! Un abrazo!!!

Inmaculada Jimenez Gamero, dijo.

como siempre fenomenal, RIMA-RETO magistral y conseguido,lo demás lo dejas escrito con tu preciosa manera de hacer y tus ansias de vivir. Un abrazo.

Amelia Blanchard dijo.

Siempre se aprende de las lecciones de la vida!!! Aunque en apariencia fríos dentro tenemos un corazón de ORO!!! Sólo tenemos que mirar más allá de las lágrimas y descubrirlo!!! Un abrazo!!!



Hay en la voz un silencio y un arrayan de armonía
que suple todas las notas del alma y su sinfonía.
Tiene un diapasón sonoro que va directo a los ojos
donde sin hablar refleja los caprichos, los antojos.
El corazón, niño ingenuo, quiere decir lo que siente
pero la voz lo sujeta, lo alecciona cuando advierte,
“se prudente corazón porque la palabra dicha
puede ser tu perdición, puede labrar tu desdicha;
Es mejor pintar las ansias en el espejo del iris

labrando la eternidad lo mismo que el dios Osiris.
Granada Sandoval.