VENTANAS DE MI VIDA

viernes, 13 de julio de 2012

PARA BELLA






PARA MANUEL GOMEZ Y BELLA CON TODO MI CARIÑO.  

Querida Bella, hoy es a ti a quien voy a dedicar esta carta con el único deseo de adherirme a este reconocimiento que Mª Pilar Gómez de miguel te ha preparado. Cuando Pilar me llamó comunicándome que te estaba organizando esta sorpresa me sentí muy contenta de que pensara esto, es muy hermoso de que los que te queremos podamos tener ocasión de manifestarlo cada cual a nuestra manera pues tanto tú como Manuel sois unas personas muy queridas en el entorno de nuestras amistades y me parece estupendo poder demostrároslo.
Bella yo te podría haber escrito un poema tal como ya hice en alguna otra ocasión, pero ayer después de hablar con Pilar y pensar en mi vida, pensar en la tuya deseando encajar algo no se me centraba la cabeza en un poema concreto, es verdad que empecé a barajar el vocabulario buscando rimas para llegar a tu alma pero las letras bailaban entre mis dedos sin dejarme conseguir encajar lo que quería porque mi corazón iba por un lado y las ideas por otro, por eso acabe por escribirte esta carta, una carta que deseo ponerla ante tus ojos como un formato de juego, te voy a hacer la protagonista de un recuento de valores en el rodar de la historia posiblemente al terminar de leerla te ayude un poco para ser más feliz, ¡Ojalá lo consiga!
Mira Bella, imagina que tus manos son una balanza, en la mano derecha voy a poner tus ilusiones juveniles, tu amor de cada día, el regalo de tus padres el cariño de tus hijos la bendición de tus nietos la sonrisa que te adorna la cara cuando te miramos, una sonrisa que parece un ventanal abierto desafiando al mundo en los momentos difíciles, voy a poner esos dos ojos que tienes llenos de ternura que se agrandan como soles para simplificarlo todo, voy a poner tu palabra sencilla que sale con agrado en el instante justo, esas ganas de vivir que no tienen fronteras, voy dejar todo lo hermoso que has pasado para que lo recuerdes y te sientas orgullosa por ser tu solo la dueña de tesoro tan inmenso. En tu mano izquierda te voy a poner solo la debilidad de tus huesos, esos huesos que te dejaron sin fuerza para andar por la vida por tus propios medios, pero que no fueron capaces de recortar las alas de tu imaginación ni la fuerza de tu corazón para seguir amando.
Mi querida niña hay veces que cuando me encuentro entre mis soledades cargada de años, herida por el tiempo y llena de desengaños, cuando apenas puedo mover mis huesos doloridos ni consolar tristezas infinitas te envidio muchísimo, tanto que cambiaría la monotonía de mis horas por tu trono de princesa, me gustaría ser como tú una muñeca mimada en brazos del cariño, tener a mi lado un ser maravilloso secando mis lágrimas y dedicandome su vida, me gustaría saber que tengo a alguien pendiente de mí recitándome verso de horas inolvidables, quisiera tener entre los dedos recuerdos infantiles de abrazos paternales, ser el eje absoluto de un alma de poeta sacrificando horas para entregarme consuelo, despertar cada mañana entre sus brazos fuertes, que me acunara en silencio sin medir esfuerzos ni pronunciar una queja, pero mi realidad es otra, yo puedo moverme, puedo andar, tengo autonomía hijos familia que si los llamo vienen sacrificando horas para aliviar mis días, pero el abuso es malo y yo tengo conciencia.
Por eso querida mía al llegar el dolor estoy sola, llega la noche y estoy sola, llega el silencio por todos los rincones de la casa y no tengo un compañero amante que sacrifica el sueño para besar mi llanto.
Por eso querida Bella hoy te he querido regalar una balanza para que pongas tus cosas en horas de tristeza, quiero que deposites todo cuanto la vida te ha dado o te ha quitado para que hagas balance, yo también lo hago en mis noches silenciosas para seguir viviendo, es un sistema hermoso que alivian amarguras en horas depresivas y me abren las puertas de la ilusión para encontrar consuelo, a veces lo consigo porque al igual que tú me apoyo en los retoños de los que tanto quiero porque ellos son los que dan sangre a mi corazón para seguir latiendo.
Disfruta del amor todos los días, agradece lo que has vivido, lo que está por venir y todo lo que tienes, procura ser paciente con todo lo imposible y comparte todo lo bueno que te ofrezca la vida,  olvida si es posible el lastre de todo lo injusto que te ha dejado el tiempo, porque el tiempo hay que dejarlo correr sin sobre cargar el alma, hay un dicho que dice que vivir es bello, nadie lo sabe mejor que tú que te llamas belleza.
Dice un proverbio que la felicidad radica en dar tres veces más de lo que se recibe y conocerse a sí mismo, tú puedes conseguirlo porque tienes al lado unos pies y unas manos fuertes repletas de cariño para aliviar tus horas.
Que mis frases sean bálsamo en tu corazón y una rosa entre tus manos.


5-6-2012

                                    GRANADA SANDOVAL.

jueves, 12 de julio de 2012

DIALOGO DE ALMA Y TIERRA




DIALOGO DE ALMA Y TIERRA

Yo que nací sin querer
en mitad de este desierto
desvalida y transparente
como la flor del almendro
estoy perdida en las dunas
de engaños y desaliento.
Yo que soñé con un mundo
de justicia y de respeto
voy con la sangre espantada
ahogada en el desaliento.
De rodillas en la tierra
como último consuelo
me repito muchas veces
frases de dolor intenso
¿Dónde irá el mundo amargo
dominante y altanero
avasallando su carne
y esclavizando su cuerpo?
La voz se me aterroriza
ante un ataque siniestro
pero intento consolarse…
¡Padre nuestro, padre nuestro!
Después recorto las ansias
abrazándome al consuelo
de poner mis energías
en escribir unos versos.
¡Qué cansada estoy de oír
voces que van repitiendo
las mismas sentencias fijas
entre grilletes de hierro!
Lagunas de sangre virgen
visten de escarlata el cielo
tapando las violaciones
entre montañas de huesos.
A la cabeza me vienen
las leyes del pobre eterno
clavadas por sus ancestros
que le vienen repitiendo…
¡Aprende a morir rezando
y aprende a vivir sufriendo!
¡El tiempo lo borra todo,
Grandezas, poder,  dinero
Todo es dios de carne agria
que acobarda con el miedo!
¡Hinca tu dolor de pobre!
¡Padre nuestro!¡Padre nuestro!
La tierra bajo mis plantas
como un almacén de huesos
se me encenaga en las venas
gritando historias del tiempo…
¡Mira de lo que estoy hecha!
¡Masa soy de sangre y fuego!
¡Como corazones tibios
cuando revientan sufriendo
y soy la lucha constante
de cataclismos horrendos!
¡La muerte es vida a mi vida
entre volcanes hirviendo!
¡Vivo de flores quebradas
que murieron en silencio
machacadas por un mundo
ambicioso y usurero! 
¡Muertos sois desde el principio
y yo paciente os espero
en un lagar de inmundicia
donde espiro y reverdezco
bebiendo ríos de sangre…!
¡Padre nuestro! ¡Padre nuestro!
Digo cuando al levantarme
entre manojos de sueños
voy con la garganta rota
al ver tanto sufrimiento.
¿Como seguir adelante
con un desgarrón abierto
derramándose en el surco
de las flores que murieron?
El pulso resuena amargo
registrándose en el eco
de unas nuevas injusticias
que avanzan siempre mintiendo.
Mis pasos son inseguros
en el retazo del tiempo
metida en el engranaje
reciclada en blanco y negro…
¡Camina mientras que puedas!
Me dicen, ¡Sangra en silencio
con una venda en los ojos…!
¡Padre nuestro! ¡Padre nuestro!

EL OASIS DE UN POETA



  

Vaya este poema con un cariñoso recuerdo dedicado a todos los habitantes de las Cuevas del Campo, pueblo donde nací y viví hasta los catorce años.
En las cuevas del Campo se quedaron mis recuerdos adolescentes y el sabor inolvidable de mi despertar al amor, la vida me arrastro hacía otras tierras pero mi alma se quedó enganchada al recuerdo de sus paisajes y el armonioso latido en el corazón de sus gentes.
Tengo toda una vida vivida lejos de mi pueblo pero ni un solo día he dejado de añorar los pocos años que disfruté al abrigo inmaculado del amor familiar en la última cueva que hay en el barrio del Gorrión “La cueva del tio “cojillo”en esa cueva desperté a la vida y en ella están mis mejores recuerdos para los que me dieron todo el amor que otros me quitaron, mi abuela “La tía Encarnación la “cojilla” y mi tío Antonio Santander.

EL OASIS DE UN POETA
 

Estoy a solas conmigo

sin más alas que un suspiro,
sin más sonido que el viento
como único testigo.

A solas voy, tristemente,
con el corazón tranquilo
atento tan solamente
al ritmo de sus latidos.

Bajo mis pasos cansados
va la cinta de un camino.
pedregal de tierra ocre
donde florecen los lirios.

Los árboles se entretienen
con el viento envejecido
mientras mí cuerpo da sombra
a la sombra de un olivo.

Es un otoño cualquiera.
Uno más, que me ha traído
un ramo de versos nuevos
que brotan como un latido.

Resbalando por los ojos
llevo el génesis de un río
por dos vertientes marcadas
que ya nacieron conmigo.

Recogido en soledades
llevo un ramo de jacintos
hechos de seda indefensa
y de perfumes dormidos.

El corazón va despierto
en su compás oprimido
con la lluvia de cadencias
que voy dejando en un libro.

¡Gracias Señor!, Por dejarme
ser cantora en los caminos
y por no darme más cruces
de soledad y martirios.

¡Gracias!, Por darme la esencia
de la luz con la que escribo
y por dejar que mi alma
tenga éste Oasis de alivio.

¡Gracias por mis soledades!
¡Por las horas que respiro
y por el caudal de auroras
que van guiando mi sino!

¡Gracias Señor!, ¡Muchas gracias!
Por poner en mi camino
la luz de los sentimientos
y el calor de los amigos!

¡Dios! ¡Te debo tantas cosas!
¡Tengo tanto recibido!
Pasar y no darte gracias
no es de pecho agradecido.

Por eso, vaya este canto
tras del eslabón perdido
y que me tengas presente
cuando me llames contigo.

3-3-03. L` Hospitalét.  (Barcelona)

viernes, 6 de julio de 2012

AMORES POR UN POETA




Redondas y juguetonas
con faldas color de rosa
un grupo de campanillas
se decían estas cosas.
¡Qué suerte de haber nacido
a orillas de este camino
con este rosa tan fino
y ser todas tan hermosas!
Una dijo: ¡El otro día,
mi color tornasolado
se volvió rosa encarnada
porque vi con alegría
que un poeta me ha mirado!
Otra respondió coqueta;
¡Pues a me retrataba
con una maquina rara
y vi mientras que lo hacía
que su cara se ponía
tan roja como la mía
de amor cuando me miraba!
Otra dijo; ¡Pues a mí,
lo que yo puedo contar
no es por presumir de orgullo,
pero siendo yo un capullo
casi cerca del invierno,
recuerdo que tuve un sueño
y no es por ser indiscreta,
pero en mi sueño soñaba
casarme con el poeta!
Una campanilla chica
con su timidez rosada
silenciosa la escuchaba…
de pronto dijo, ¡Ay Señor…!
¡Ay Señor  si yo soñara!
¡Si entre sueños lo tuviera,
jamás, jamás me moviera
Para que no despertara!
¡Lo mimaría en mi sueño
abrazada en un arrullo
haciendo mi cuerpo suyo
para que fuera mi dueño!
¡Desde aquí veo cada día
celosa como otras flores
le regalan los colores
en una fotografía,
y yo, muerta de agonía
viéndolo beber olores!
¡Le veo como se inclina
les da versos, les da amores
y yo triste y arrugada
palidezco enamorada
sin recibir sus honores!
Las demás flores callaron
mirando a la campanilla
que se fue haciendo amarilla
con tímido movimiento,
poco a poco en un momento
se fue haciendo una bolilla
arrugando su faldilla
para taparse la cara.
Con expresión triste y rara
entre suspiros de  amor
toda se volvió dolor…
¡Reseca gris y apagada
en el suelo agonizaba
con forma de corazón!

(Este poema está dedicado a mi buen amigo Maximilano Cabezas Cruz que es el autor de está foto de campanillas que acompaña al poema) 

domingo, 1 de julio de 2012

FUENTE DE SANTA TERESA .


FUENTE DE SANTA TERESA.

(Corbera 1987)

Era una tarde limpia, celeste como el alba
donde fui caminando perdida en la montaña.
El corazón cansado de rígida a maestranza
por la ciudad impura buscaba brisa cálida.
Caminaba en silencio cargada de romanza
mi pecho era suspiro que en la quietud callaba.
La tarde estaba pura, primaveral y clara,
adormecida, silente, ternura arrobada.
Yo andaba en desacuerdo con las cosas del alma
rota en caminos agrios de una inquietud cercana.
La paz de aquel momento se me abrazó liviana
mimosa de sonidos ebrios de lunas blancas.
Allí ningún ruido de agresión me sonaba.
Todo era paz y silencio, el pulmón respiraba
recodos del camino, hierva tierna verde y blanda.
Se me enredó en los ojos la tierra que pisaba
como una alfombra hecha de brisa perfumada.
Me invadía una ternura sutil y arromanzada
de místicos ideales y cálidas palabras
que el rumor de los trinos, el murmullo en las aguas,
eran trémolos del aire como de rosas cálidas…
¡Qué bello estaba todo en aquella tarde clara!
El cielo era un espejo sobre mi cara pálida.
¡Qué linda aquella fuente de tierras catalanas…!
Y yo…
¡Qué cosa tan pequeña! ¡Qué alma tan cansada!