VENTANAS DE MI VIDA

jueves, 31 de mayo de 2012

CUANDO MI CUERPO SE VAYA





Cuando mi cuerpo se vaya
que dejen la puerta abierta
que me gusta volar alto
camino de las estrellas.
Que nadie sufra por mí
porque me dejo una herencia
dibujada en cada verso
y en cada palabra impresa.
Cuando se vaya mi cuerpo…
¡Dejarme la puerta abierta
porque vendré muchas veces
cuando nacen las violetas!
Cuando notéis en el aire
un olor de madreselvas
será que dormí en las flores
para recoger esencias.
El día que yo me vaya
dejarme la puerta abierta
para que mi verso entre
sin nada que lo retenga.
Deseo que al marcharme
no haya luto o negra seda
ni que se llore mi muerte
con funerales ni ofrenda
porque nada necesita
el alma que fue sincera.
Solo deseo recuerdo,
que recite algún poeta
por dar honor a mi oído
camino de las estrella.
Y recordar, cuando marche,
Dejarme la puerta abierta
porque vendré hasta vosotros
imitando a las violetas…
¡Por ser como yo, humildes!
¡Por ser como yo, pequeñas!
¡Por ser como yo sufrida
y amiga de los poetas!