VENTANAS DE MI VIDA

jueves, 28 de julio de 2016

TODO SE VA




 TODO SE VA CON LOS AÑOS

PICAR EN EL VÍDEO PARA LEER CON MÚSICA


HAY UN TEMBLOR DE OTOÑO ESPERANDO

En el temblor del otoño que traspasa
el seguro y último tramo de la vida...
¡Siempre la espera sangrante y compartida
de otro corazón paralelo, de otra brasa!

¡Siempre otra vida latiendo por tu orilla!
¡Otro ser que va adosado a tus andares!
Otro otoño deshojando sus pesares
clavándole al calendario una puntilla.

Va junto a ti, caminando lentamente
lamiendo heridas de lobo solitario,
en espera del momentos lapidario
con la cruz de tu destino por su frente.

Paralelos latidos, dos vidas solas,
atravesando tormentas y sosiegos
que al final de sus otoños siguen ciegos
en espera del invierno en mar sin olas. 

Y en esos temblores de otoño, en esa umbría
donde todo finaliza y se recuerda...
¡Hay una transfondo tirando de una cuerda
por si se pudiera añadir un solo día!

22-11-2016
                                                         Granada Sandoval.
TODO PASA
JULIO 1969
Arrancaré preguntas del pasado.
Renovaré la arena de mi río.
Recogeré de un tiempo que fue mío
fragmentos del ayer  desdibujado.
Quiero dejar mi  huella en un alarde
de   orgullosa patente en esta hora,
el alma se resiste a estar tan sola
en este tiempo triste de la tarde.
Por eso, va la imagen de una herida
tejida de tropiezos y matojos
para que vean todos con sus ojos
el daño que el tiempo hizo en mi vida.                                       
Por eso alzo la voz de letra y tinta
entreverada de quejas y rechazo
porque me veo perdida en el regazo
que me hace sentir rara y distinta.
Parte soy del camino, cruz y piedra.
Soy el eje principal, oxido amargo
que pone en mi camino seco y largo
un felpudo de años, carga y hiedra
de mi tiempo final. Fui enredadera,
ahora solo soy voz, cuerpo en deshora,
hueso herido con sombra protectora
esperando el arenal, ya sin pradera.
Soy ya tiempo pasado, todo pasa,
pero el alma se revela en desafío
al recordar un cuerpo, que fue mío,
y no lo logro traer de nuevo a casa.

Son los años que duelen, que se ensañan
dejando  cicatrices, no se borran,
se reavivan sin cesar y se atiborran
de llantos de recuerdos y artimañas.
Por eso hoy, sirviendo de consuelo,
han salido estos versos, fuego y lodo
de un principio sin par, sombra de un todo,
y al mirar mi vejez , veo  tierra y cielo
abriéndome la tumba a su acomodo.
Solo queda esperar, vivir tranquila,
dejar días correr como un rosario,
¿Y estos versos...? Qué sirvan de sudario…
o mejor… ¡Me los tomo como Tila!
JULIO 2016

                                             Granada Sandoval.

TODO PASA

TODO SE VA.

Todo se va, nada queda
por el polvo y el trasvase
de los repliegues del tiempo.
Pero mi alma al marcharse,

será un dibujo en el viento
con mariposas de imagen…
¡Seré un crisol infinito
de color, latido y aire,

igual que un viento imprevisto
que se agita con donaire!
¡Por las hojas de los tiempos…
seré brisa, solo aire!

Tendré una flauta por boca,
un arco iris por  carne
y en el arcón de las venas
una limpia luz de sangre.

Mis alas serán las ansias
de no ceder frente a nadie
para que rompan los sueños
que me dan señal e imagen.

Mi recuerdo sera eterno
porque quedará al gravarse
en el corazón amigo
que se agite al recordarme.

¡Seré entre rosas de espuma
la mariposa de un ángel
reflejando primaveras
en el mantel de la tarde!
                                    Granada Sandoval.


http://esperanzasandoval.blogspot.com.es/search/label/Cantares%20de%20marinero