VENTANAS DE MI VIDA

jueves, 4 de julio de 2013

CANTARES DE MARINERO

VENTANAS DE MI VIDA, POEMAS DE                      GRANADA SANDOVAL
PICAR EN EL VÍDEO PARA LEER CON MÚSICA
DEDICADA A MI AMIGO GABRIEL MORENO. UN CORDOBÉS SASTRE DE ARRAIGO Y ARTE.

Tu cara, sol en la tarde
reflejo de fuego y miel
va entretejiendo cantares
con perfumes de laurel.

Cantor de versos azules
enjambrando la armonía,
que luces luz y reluces
con el son de Andalucía.

Al ruedo de tus andares
se va la palabra mía
para que pongas cantares
con  ramos de melodía.

Tu voz, calandria que apresa
al encanto de su trino
lleva esencia cordobesa
de menta jaral y vino.

Hombre de miel y albahaca,
amante de sus raíces,
tu cantar penas aplaca
con lo que en tu trinar dices.

¡Sigue cantando a mi vera
con versos de tinte azul,
porque mi cariño espera
oír tu acento andaluz!

¡Yo te seguiré escribiendo
coplas de marinería,
marino de puerto abierto
por el mar de la poesía!
                                                       Granada Sandoval.
http://esperanzasandoval.blogspot.com.es/search/label/Cantares%20de%20marinero
 UNA TARDE DE VERSOS Y CANCIONES CON MIS AMIGOS GABRIEL MORENO Y SU MUJER ROSA. 
LA POESÍA
La poesía, en su grandeza,
colma toda la carencia,
ayudando en la inclemencia
y aliviando en la aspereza.
Con absoluta limpieza.
abre vías de experiencia…
¡Es madre de toda ciencia
con suavidad  o dureza!

Sencillamente es amor.
Nace sencilla del alma
y en su sencillez ensalma
toda nobleza y ardor.
Tan sencilla es su razón
que se recrea en la calma…
 porque junta alma y alma
con flores del corazón.

 Su fuerza es la sencillez,
con frases en sintonía
germinando en alegría
sin entramado ni red;
Su trasfondo es de preñez
gestando mente y poesía
es diosa que no porfía
porque es reina de honradez!

La poesía es timidez,
sencillamente sencilla
tomando forma, se humilla
 o responde en tozudez…
Se acrecienta su fluidez
cuando alguien la acuchilla…
¡Si se ensalza, no mancilla
ni se escuda en la memez!

Nunca perdona al logrero
de frases provocadoras,
ni se entretiene en las horas
que equivoquen su sendero.
Va como un búho agorero
si hay pirañas voladoras,
si hay frases demoledoras
es un perro pendenciero.

Por eso quien quiera ser
cultivador de esta diosa,
versando en rima o en prosa,
debe cuidar su vergel…
¡No debe pensar en él,
pues la poesía es celosa
y se defiende ardorosa
con puñales de papel!

                                     Granada Sandoval.


GRANADA SANDOVAL
CANTANDO A LOS OJOS DE LUISA GÓMEZ BORRELL
EN SU CUMPLEAÑOS

TUS OJOS EN ALTA MAR

                                                (Para Luisa Gómez Borrell)

Un cisne de blancas nubes
pintó a un ángel por mujer
con sedas suaves y tules,
y en sus dos niñas azules
puso luz de amanecer.

Sus carnes de rosa niña
la ven mis ojos antiguos
como el jugo de la viña,
miel de fresa sol y piña
y otros sabores ambiguos.

Explosión de fantasías,
mezclan música y saber
al rosario de sus días,
con rimas y sinfonías
en arpas de sencillez.
  
Bogando en barca de sueños
navega siempre en colores
por malecón de arrecifes
y entre espumas alarifes
va tejiendo tornasoles.

Capitana de alta mar
boga con su vida a solas,
mientras se deja llevar
como diosa de cristal
en el vaivén de las olas.

Sus ojos de trigo y sal
son estrellas marineras
que en agua marina van
entre sedosa humedad
de vitrina y cristaleras.

Niña de ojos presurosos
como dos peces de luna…
¡Esos duendes  amorosos
profundos y misteriosos
tienen mirada gatuna!

Princesa de algas y mar,
niña y mujer marinera
de tibia profundidad…
¡Ella se hizo eternidad
con pasión aventurera!

En alta mar siempre flota
el barco de su ilusión…
¡Ella es capitana y nota,
donde se hace gaviota
su fuerza del corazón!
   
                    Granada Sandoval.

SIGUE MI CANTO PARA TUS OJOS LUISA.
Hay en tus ojos, niña, un mundo sumergido
que brinda intensamente navegar su interior.
Hay verdes olivares, arenas movedizas
lagunas insondables y estrellas con fulgor,
hay sueños descuidados y promesas ocultas
que saltan a los míos pidiendo comprensión.
Son tus ojos espejos que reflejan destellos
de noches intranquilas buscando la ocasión
de provocar suspiros y regalar caricias
a quien se mire en ellos y sepa su valor.
Hay en esas ventanas un paisaje insondable
sin límite que ponga un freno a su candor
porque el tierno reflejo del caudal de sus iris
da imagen de una niña que recita al amor.
Ruiseñora de versos y risas indomables
provocando suspiros o causando dolor
a guerras apacibles de ansias implacables
que acarician los  besos de tus ojos al sol.
Tus ojos verde trigo, se ríen  revoltosos
de piropos fugaces que brotan del ardor
de esas frases rendidas  que admiran tu belleza
mientras que se divierten con dado de ilusión.
Son tus ojos sin sombra, ilusión desmedida,
portalón de  canciones entre versos y ardor
que dan brillo de estrellas fugaces y cautivas
buscando en la galaxias otro mundo mejor.
Son tus ojos paisajes de valles y colinas
oleajes de mares y jardines en flor:
primaveras eternas, calores de verano,
suaves terciopelos, trabajos y sudor;
son perfume de esencias y países lejanos
donde cohabita el alma que vive en tu interior.
Dos gemas mezcladas de precio incalculable
para lucirse vivos mirando al exterior
y en esos lucimientos de mundos y caricias
son fragata de un sueño navegando a babor.
Hoy, mirando tus ojos, me he sentido paloma,
me he vestido de estrellas, me duchado de amor
 y entre mis pasos chicos vestida de azucenas
he querido ser virgen y he querido ser Dios.
Yo no tengo en mis ojos ese caudal de luna,
ese valle esmeralda ni ese trigal de sol;
no tengo en las retinas esa luz de esperanza,
ni las aguas tranquilas que regalan candor
ni tengo esas sonrisas que viven en tus ojos
ni esas campanillas, luceros de color
brillando intensamente en horas apacibles
que ríen cuando ríes reflejando el primor
vestido de fragancias de lilas y azucenas
que se escapan inquietas por tus ojos en flor.
Pero tengo en el pecho una alondra despierta
que te canta este canto por inviernos que son…
¡Una explosión de versos para escribir lindezas
con nombre de poeta que a tus ojos miró!
                             
                                                                    Granada Sandoval.


EL RECUERDO DE TUS OJOS
                  

Ante mí la belleza inigualable del paisaje.
El coletazo agónico del invierno.
El increíble despertar de la naturaleza.
En la tierra, tierra y nieve.
En los almendros el primer latido de la primavera
con las ramas repletas de botones sonrosados…
¡Turgencias presumidas, explosión de blancura,
zumbidos de abejas, perfumes únicos!
Vergeles exquisitos que me traen recuerdos
y sabor de manjares deseados,
de dulzuras añoradas de horas compartidas.
Sin saber porque, mis sentidos se van
hacia  algo perfecto, preferido, deseado…
 ¡El color de tus ojos!
¡Tus ojos...!
Inescrutables praderas donde mi alma se elevaba,
mi piel se enardecía, circulaba mi sangre, se alteraba…
¡Qué placidez de vida recibe mi nostalgia
recordando tus ojos!
¡Qué torrente de sueños! ¡Qué mundo de palabras!
¡Qué horas no vividas cerraron las ventanas
del  iris de tus ojos que mi recuerdo aman.
A mi sentir se abren mil puertas ignoradas
de tiempos que se fueron, de años, de semanas
acariciando sueños añorando miradas… 
¡Ay..!
¡Cuántas noches a oscuras se van por esas aguas
que recuerdo tranquilas por mi memoria ajada!
Hoy, me recuerda el paisaje el brillo de tus ojos.
Aquellos ojos míos que se llevó la tarde.
Aquella extensión de viña, aquel verdor de trigo,
aquellas horas de vida y de renuevos tempranos…
¡Ay…!
¡Ay el sabor de tus labios…!
Hoy, languidece la tarde en sutil parpadeo.
en un cielo que se ensancha de escarlatas dorados;
y en el verdor trigueño de la luz que se aleja,
me refleja una imagen que eterniza el momento
de dos cuerpos fundidos entre fuego y nostalgia…
¡Son tu cuerpo y el mío! ¡Es tu alma y mi alma!
¡Son dos besos unidos de suave esperanza
con reflejos violetas de trigal que se enlaza
con la miel de mis ojos, y tu verde esmeralda! 
Granada Sandoval

GRANADA SANDOVAL AMELIA BLANCHAR Y CARLOS FERNANDEZ

TRES ALMAS A LA DERIVA.

Es este mundo tres almas de emociones
marcadas por instantes especiales,
van surcando la mar,  marcando sendas
de compromisos, gozos y amistades.
Se embarcan, sin saber a ciencia cierta
el rumbo donde van, pisan las naves
del mundo, que es un barco a la deriva
por un mar agresivo en vendavales.
Azotadas sin piedad, cuerpo y alma
son  un ramo de versos otoñales
que traspasan distancias diariamente
con su carga de intensas variedades.
Las revuelca los vientos sin sentido
pero ellas, navegando en soledades
atraviesan el mundo con la carga
del amor que transportan sus mensajes.
Van cargadas de luz, entre latidos
del corazón, cruzan mares y paisajes,
sin detenerse a medir tiempos ni cielos
ni la fuerza que tienen sus pesares…
¡El corazón no sabe de horizontes!
¡Si es poeta, solo sabe de cantares
y se embarca polizón a verso limpio
por el mar de las letras y verdades...!
¡Barco y mar, tres almas sin distancias
entre arrullos de oleajes desiguales
van al cielo, donde vuelan las palabras
gaviotadas de amor surcando mares!
¡No hay distancias, ni escollos, ni oleaje
ni monstruos que detengan sus andares!
¡No hay arrecifes, tormentas ni temores
que le pongan frenada a sus pensares
porque llevan el amor en la palabras
ofreciendo amistad sin abordajes!
                                   Granada Sandoval

CANTARES DE MARINERO.
  MARINA

Marina, el cielo y tú
el Sol, la sal y el silencio
la fuerza del cielo azul
y tu corazón latiendo.

Todo es barco de ilusión
mezclado en mi pensamiento
igual que una fantasía
que va creciendo…creciendo…

y en el fondo de tus ojos
con cristal de lucimiento
me dibuja una marina
de acuarela y de misterio.

¡Qué embrujo hay en tus ojos
para que yo esté sintiendo
tanta belleza en tu nombre
mientras que estoy escribiendo?

Te veo igual que un barquito
que suelta velas al viento
entre remansos de espuma
de vaivén y contoneo.

Mis ojos, barcos varados
cansados de navegar
te miran ilusionados
adentrándote en el mar.

Las noches de luna llena
bajo el crespón de los cielos
te vuelves de azul y plata
como los peces pequeños.

Si el cielo se pone gris
y el mar se remueve inquieto
tu juegas a ser Sirena
que busca un delfín travieso.

Pero en las mañanas claras
cuando el Sol brilla de fuego
tus brazos de caracolas
van a la orilla meciendo

cantares risa y cintura
agua, espuma y jugueteo
de ese tesoro escondido
en tu corazón inquieto.

¡Marina! ¡Agua marina!
¿De qué escondrijo secreto
el Mar te dejó la gracia
de esa luz que llevas dentro?

                                                  Granada Sandoval.
 Para una Marina y todas las Marinas que he conocido por ser dueñas de un nombre tan sugerente, hermoso, misterioso y desconocido como el Mar.


(Pertenece a mi libro "CANTARES"

                                                                     Granada Sandoval


A UNA COQUETA VELETA

No juegues niña, no juegues
con cosas del corazón
que son heridas sangrantes
para aquel que las vivió.
Has llegado hasta mi puerto
coqueta de la canción
dejando a tu cuerpo libre
sin pensar en el dolor.
Yo quiero hacer un poema
reflejándose en tu olor…
¡Que pena niña, que pena
que una frase se enredó
en la red de arrastre frío
que tu mirada me dio.
Un sudor de escalofrío
dio  riego a mi corazón
cuando vi que mis palabras
tu veleta no entendió.
No juegues dije, no juegues
fingiendo amor alma mía
con piular de gaviotas
burlas de marinería.
Yo, que en barco de bagaje
soy capitana de amor
me está calando el ultraje
que lija el palo mayor.
Si quieres seguir cantando
con engaños de sirena
pon distancia de tus pasos
entre mi playa y tu arena.
Porque sé  que esos favores
de muñeca consentida
irán embarrando pasos
por los puertos de tu vida.
                                                         Granada Sandoval.


Azul

De intensos azules
son tus ojos el reflejo
de muchas cosas ocultas
que mi sangre lleva dentro.

En tus ojos hay remansos
de crespones seculares
mezcla de verdes y azules
como el mar y los trigales.

Fueron tus ojos de niño
como dos espejos claros
reflejando a las dos niñas
de mis ojos almendrados.

¡Azul de intensos azules!
Navegando por tus lagos
va el barquito de mis sueños
de la esperanza cargado.

                                                  Granada Sandoval.

ESCRIBIENDO VERSOS EN LA PLAYA

Extendiendo mi cuerpo relajado,
crepúsculo de tarde veraniega
mecido por la brisa en el encanto
de la playa indomable, soy eterna.
Me divierte sentirla en solitario
tendida como ninfa que sopesa
el murmullo insultante de las olas
que desmadeja el agua entre las piernas.
¡El espíritu arriba, al infinito,
enmarcando el espacio que me aleja
de los sucios residuos que se extienden
por todas las orillas de la tierra!
Soy solo luz y no me pertenecen
sonidos mundanales cuando llegan
repicando dolores de agonías
en murmullo de olas altaneras.
Allí ensalzando rimas y cantares
desleídos entre espuma de azucenas
mil caprichos de blancas ilusiones
salen de mi voz a manos llenas.
Diosa o ninfa, rendida en fantasía
con el alma prendida en gracia eterna
desmadejo mi cuerpo entrelazado
con el agua celeste y con la arena…
¡Qué sensación de paz! ¡Cuánta armonía
resbala entre murmullos y belleza!
¡Voy dejando canciones de alegría
en hora crepuscular y soy sirena!
                                   
                                                   Granada Sandoval.

(Dedicado a este oleo de Alejandro Ahumada) 

Tengo una barca atracada
por las arenas del mar
que está esperando un cariño
para aprender a nadar.

Si te sientes marinero
y te atreves a soñar
vente conmigo entre espumas
y arrecifes de coral.

Mi barca, en la tierra firme,
es un dormido eslabón
de cadenas que le pesan 
a mi pobre corazón.

La brea que la recubre
tiene color azabache
oscuro de desengaños
que recogió en cada bache.

Su madera, roble puro
lo mismo que su timón,
se reforzó en los latidos
que le puse con tesón.

mi barca en tierra no nada,
se acomoda con el sol
a ser cascarón cansado
de un cansado caracol,

pero pisando el salobre
que dan las aguas del mar
no hay albatros que le gane
cuando dice de volar.

Por eso escucha este canto
de un capitán marinero
que te está pidiendo amores
desde este barco velero.

¡Vente conmigo en mi barca
arrullada entre cantares
que con tu fuerza y mis sueños
seré el delfín de los mares!
                                       
                                                   Granada Sandoval.
25-5-2014                   
YO NACÍ LLENA DE SUEÑOS
Yo nací llena de sueños
y palabras prodigiosas
con remanentes sureños,
cuaje en sendero de rosas
y por mis ojos sedeños
volaban las mariposas.

En mi eslabón del destino
había muchos escalones
donde se marcó mi sino
con diferentes renglones…
¡No hubo zahorí ni adivino
limitando condiciones!

En noches de duermevela
y batallas de palabra
arrié un barco de vela
para que en los mares abra
esta pasión que me encela
con juegos de abracadabra.
  
Embarqué penas y glorias,
desazones y dolores
con batallas amatorias
repletas de resquemores…
¡Y una colección de historias
con diferentes colores!

Un timón de sensatez
Puse en bandera de luna,
con la fuerza y lucidez
de la pasión que me acuna
desde la misma niñez…
¡Es mi única fortuna!

La mariposa de luz
que brilla en el alma mía
como Arco Iris de azul
quiso en arcón de poesía
pescar por el tragaluz
del duende que me la envía.

Y en barco del corazón
navegando en mar extraño
por escollos sin razón
intentó año tras año
borrar el mal  que cuajo
desde mi primer peldaño.
  
Frases de vuelo suave
puso en las aguas en calma
que son dueñas de la llave
del dolor que me desarma…
¡Un  dolor intenso y grave
que me lacera en el alma!

Mariposa de la rima
por horas de desafío.
Crisálida que entarima
la tablas de este navío.
¡No cantes que me lastima
rimando el corazón mío!

¿Cuál será el punto y final
que darás a tus cantares?
¿Qué harás de este cenagal
sin medidas cautelares?
¡Deja ese juego mental
navegando por los mares

llana de sueños perdidos!
Mariposa tan extraña,
deja de pintar aullidos
mientras la luna te baña…
¡Me duelen ojos y oídos
de verte pescar sin caña!
Granada Sandoval.


AGUA
Agua que nutre la fuente
donde alivio mis tristezas,
riachuelo que desperezas
los letargos de mi frente…
¿A dónde va tu corriente
Cuando te vas y me dejas?

No sé seguir los caminos
dónde te derramas agua
y mi frente es una fragua
forjando mil desatinos…
¡No me ciegues los caminos
que mi tristeza desagua!

 Yo sé que vas por los sauces
derramándote atrevida
y a mí me duele la herida
que dan tus riegos fugaces..
¡Por qué me robas los cauces
que ofreciste de por vida!

Tu sabes, cuanto te quiero,
que eres mi mejor tesoro…
¿Por qué ofendes mi decoro
con  tu desliz ventolero?
Agua del venero de oro
que refrescas mi sendero…

¡Ven de nuevo a refrescar
la tierra del corazón
que muere en un secanar
desde que tu sin razón
cambio el cauce del palmar
con un golpe de azadón!

Año 1987,                  Granada sandoval.          


HOY QUISIERA

que beses mis ojos
callado en silencio
que me abraces fuerte
y no digas nada.
Esta es nuestra noche,
vamos a estar juntos
hasta los albores
de la madrugada.

Hace mucho tiempo
que no me has amado
con el fuego intenso
con el que tu amas.
Hoy tengo los labios
llenos de silencios
y tengo las carnes
pidiendo tus llamas.

Hoy quiero ser libre.
Volar hacia el tiempo
con el aire puro
de naves cercanas
que llenes mi cuerpo
de sol y caricias
¡Que me siembren vida!
¡Que llenes mi alma!

¡Hoy quiero contigo
y en brazos del viento
ir en barcarola
que mece mis aguas...
¡Traspasar la orilla
callada y preciosa
de la cruz de un tiempo
que ya se me escapa!
                                      Granada Sandoval.

21-5-1996

EL DUENDECILLO DEL MAR.

Hay un duende misterioso
por las orillas del mar
que no conoce el reposo
y a veces juega tramposo
con quien se atreve a soñar.

¡Ay señor, que distraída
estoy tumbada en la arena
provocándole atrevida!

El mar tranquilo se mece
como un lago cristalino
en la tarde, se adormece
y a mí el corazón me crece
al murmullo vespertino.

¡Ay Señor, cuanta quietud
se respira en esta tarde
toda vestida de azul!

Allá, por la lejanía
vuelan las aves jugando
y  en el mar, ¡Quién lo diría!
se va rauda el alma mía
volando, siempre volando.

¡Esperarme gaviotas
que yo también quiero ir
hacia ilusiones remotas!

Mis dos manos se extendieron
como abanicos dorados
batiendo vuelos… ¡Volaron!
¡Qué veloz que me llevaron
por cielos algodonados!

¡Qué lejos se quedó el suelo!
¡Qué cerca estaba la luna!
¡Qué maravilloso el cielo!

Atrás quedaron los mares
y su color de amatista,
yo me fui a otros lugares,
a otros mundos estelares
donde no llega la vista.

¡Ay señor que feliz soy
volando en estas alturas
sin pensar a donde voy!

Traspasé el cielo y  luna
en rayos de fantasía.
Me hice un castillo de espuma
recogiendo una a una
las flores de la poesía.

¡Aquí quiero yo vivir!
¡Siempre en los brazos de un sueño!
¡Siempre volando feliz!

Subí a una estrella remota
que sonriendo coqueta
me dijo, ¿Eres gaviota?
Le dije, no… quiero ser poeta…
Dijo, ¿tú? ¡Tú tienes un ala rota!

Las aves se remontaron
con risas de algarabía
y entre dudas me dejaron.

De pronto me desperté
con un sabor de amargura
y en la arena me encontré
con el agua a la cintura
sin el sueño que soñé.

¡Ay Señor! ¿Y mi castillo?
¿Y mis sueños de poeta?
¡Parecía tan sencillo!

¡Los sueños, que sueños son,
son pájaros de osadía
volando sin ton ni son
y el volcán de la poesía
un gigante de ilusión!

                                                 Granada Sandoval.



 MI BARCA DE ALJOFAR

Dedico este poema, a Maximiliano Cabezas  y a su esposa Aurora en
agradecimiento por el regalo de su amistad, y por tantas horas vividas
Uniendo corazones en el redondel de un SEMILLERO.


Noches de mi duermevela
donde el alma se desborda
naufragando en los recuerdos
con una barca en zozobra.

Las noches de mi desvelo
a veces son angustiosas
entre las hojas escritas
sobre una pena redonda.

Juegan con mi desconsuelo
las agujas misteriosas
de un reloj que va contando
la lentitud de las horas.

Yo, como sé lo que pasa
cuando el sueño me abandona
me entretengo haciendo un árbol
con hojas reparadoras.

Es un libro de poemas
que como estrellas remotas
vienen hacia mí volando
con el rostro de personas.

Van quedándose en el alma
modelándose entre notas
con el calor de un suspiro
versando en rimas o en prosa.

Cada pagina es la perla
de brillantez luminosa
para engrandecer mi árbol
artesana y primorosa.

Cada verso es el efluvio
de música luminosa
y la marca de un recuerdo
dibujado en cada estrofa.

Conforme voy escribiendo
en la noche silenciosa
mi sangre siente un concierto
que me aleja de las sombra.

Son sonidos orquestales,
que me elevan, me transbordan
hacia el confín infinito
de las almas soñadoras!

Escuchando en este oasis
orquestal que se me acopla
en su divina armonía
siento como me transforma

en una linfa celeste
sobre su barca de aljófar.
Me voy meciendo en un lago
de música cadenciosa

sobre las aguas tranquilas
entre guirnaldas de rosas.
Todo es paz, todo armonía
por donde voy silenciosa

flotando en sedas de nácar
y miles de mariposas...
¡Todas son blancas y azules
porque en sus alas reposan

el amor de unos amigos
que me dan perlas preciosas
cantando versos de luna
dando brillo a mi persona!

Hoy, bordándole un capricho
en mi árbol de mil hojas
engarzaré este romance
nombrando a Máxi y Aurora.

¡Gracias! por venir a mí
con vuestra voz cariñosa
para servirle de imagen
a mi barquita de aljófar!
                                                     Granada Sandoval.


 DIALOGO ABIERTO

(A Gabriel Moreno, un amigo experto en abrirme la espita de los versos)

Una vez te canté, con voz vencida
por el dolor abierto y solapado
que deja el tiempo, enarenado
en los residuos tristes de la vida.
Te canté, porque tu alma, despedida
no sé de que confín ni de que cielo
llegó a mí con la sed del desconsuelo
a beber de mi fuente deslucida.
Yo era, sigo siéndolo, un alma herida
cerrada en horizontes que la fueron
fundiendo en asteroides que le dieron
cuando apenas llegó recién nacida.
Fui creciendo hasta ser endurecida
aferrándome al verso ansiosamente.
Pero a veces el dolor ciega la mente
dejando a la ilusión adormecida.
Y un día, cuando estaba enloquecida
porque el mundo se me hizo un nubarrón
vino un simple y pequeño cerrajón
a enseñarme a luchar enfurecida.
Tengo un poema, te lo mando, convencida
que te hará comprender su ejemplo vivo
el origen quizá del viejo olivo
al que inconsciente, le negabas su crecida.
Ese olivo demuestra, que en la vida
por muchos escollos que te atormenten
se deben de sacar uñas y dientes
para ganarle al mundo la partida.
Tu, pediste a José, patrón de brida
por mares de galerna y chapapote
que dirige con dolor su galeote
dominando la tormenta embravecida
que te hiciera un poema, yo, atrevida
voy a hacer otro, aunque te digo
¡Jamás es por luchar con el amigo
de ser más o mejor! Es convencida
que tu olivo, es espejo, fuerza viva
como en mí es el pequeño cerrajón.
Lo que es el barco en José, ¡Fuerza y timón!
 ¡Un ejemplo de la lucha por la vida!
     
Año  2003                                         Granada Sandoval.                                         

LA SIRENA DE LOS OJOS VERDES  (A Mª Pilar Gómez de Miguel)

Tus ojos verdes y tú
La luz, el Sol y el silencio
La fuerza del cielo azul
y tu corazón latiendo.
Todo es barco de emoción
trabajando el pensamiento.
¡Un cuadro de fantasía
que va creciendo, creciendo
dibujando una marina
en acuarela de sueños!
¿Qué fuerza hay en tu alma
para que yo esté sintiendo
tanta belleza en tu nombre
mientras que voy escribiendo?
¿Será el brillo de tus ojos?
¿Será el azul de los cielos?
¿Serán quizá las estrellas,
o la magia de los versos?
No lo sé, no sé qué hechizo
se me ha metido en los huesos
para que salgan a flote
las cosas que estoy diciendo.
Pero ésta noche de luna
llena de paz y silencio
buscando sedas azules
para hacerte un ramo nuevo.
Te pienso como un barquito
que suelta velas al viento
entre remansos de espuma
mientras navega ligero.
Mis ojos, barcos varados
rendidos de navegar
te miran ilusionados
adentrándote en el mar.
La noche, bruja y esclava
bajo el crespón de los cielos
te viste de azul y plata
como a los peces pequeños.
A veces el cielo, gris
lucha con el mar inquieto
y tú, jugando a sirena
soñando a un delfín travieso.
Sueñas con mañanas claras
en el remanso de un puerto
apostando a cara o cruz
el tesoro de tus besos.
Pero el mar, querida amiga,
es un monstruo traicionero
y una cáscara de nuez
es tu corazón sincero.
¡Se acabó el sueño, mi niña!
Todos los sueños son sueños
Y el mar te trajo a la orilla
Con el corazón desecho
como a una rosa amarilla.
Paso el tiempo, todo pasa
tormentas y temporales
devuelven siempre a la arena
lo que no quieren los mares.

Pero tú, como eres reina

del tesón y lo imposible

cogiste un salvavidas
consiguiendo hacerte libre.
Ahora, tranquila y serena
en tus ojos verde mar
¡Se te asoma la sirena
que siempre te  hizo soñar.
                                                 Granada Sandoval.
 Año 1993
ILUSIÓN

Tengo una ilusión que nace
llena de luna y de alma
y busca quien la empareje
peregrina y encantada
Va navegando en el pecho
en barca de seda y plata
mirando hacía el horizonte
por una playa dorada.
En esa playa le espera
un niño de risa clara
que se vendrá presuroso
de ilusión a conquistarla.
Juntos los dos de la mano
y el porvenir impreciso
se irán juntos a buscar
un rincón del paraíso.

Año 2003                                                            Granada Sandoval

MARINERO DEL AMOR.

Marinero del amor
que en mares desconocidos
vas cantando en estribor
los vientos llegan crecidos
soplando desde babor

navega en la mar salada
con tu barca marinero
la brisa viene templada
y tú en tu barco velero
sin la jarcia preparada.

Solo te alumbra un lucero
lejano del rompeolas
donde tienes prisionero
de un hechizo traicionero
un collar de caracolas.

Hacía allí va tu cantar
navegante de ilusión
porque te dejas llevar
siempre al compás del timón
de quien te hace soñar.

Ayer preso de un consejo
 brujo que te dijo…¡Vete
sin jarcia y sin aparejo
que la mar es buen grumete
y el amor un buen espejo!

vas en tu velero de sueños
navegando mar adentro
buscando peces pequeños,
pero soñando por dentro
con los remansos costeños.

¡Vuelve a tierra marinero!
¡Oye la voz que te llama!
¡Vuelve en tu barco ligero
que tu  corazón se inflama
preso de amor hechicero!

Regresa con tu cantar
vigilando al rompeolas
que están las redes muy solas
donde no pueden pescar
tu collar de caracolas.

Año 2007
                                                              Granada Sandoval


Soy barco roto en la playa
de un amor preso entre rejas.
Castigo de mis andares
donde no caben las quejas.
¡Suspiro de mis suspiros!
¡Noches de mi duermevela!
¡Máquina de mis latidos!
¡Agonía, mar de pena!
¡Ay  qué camino más negro
de mi soledad primera!
¡Qué corazón tan rebelde
para aguantarse la pena!
¡Ay cuantos años perdidos,
cuántos rencores acuestas!
¡Cuántos deseos cautivos
soñando… vuela que vuela!
¡Vivo en una encrucijada
que me hiere! ¿A qué esperas
corazón para cortar el suspiro
que en la garganta me queda?
¡Ay! Quien pudiera ser libre!
¡Quien no tuviera cadenas
para ser como las flores
disfrutando primaveras!
¡Ay ¡ Si yo volviera a nacer
en otra vida postrera
me llamaría Libertad…

¡Aunque después me muriera!

12-5-68          Granada Sandoval

ALONDRA

Alondra soy de Granada
cantora de sus caminos
y mi garganta es timbrada
con un diapasón de espinos
pulido en tierra labrada
de regustos granadinos.

Flor de olivo y de alcaparra
tengo un duende que es divino,
dejo en mi pecho su garra,
miel de abeja caña y pino
y  un corazón de guitarra
que es mi palabra y mi trino.

Cuando mi canto de arrullo
Tiene dolor de saeta
hago del daño murmullo
con punzadas de cometa
y en suspiros de poeta
mi corazón hago tuyo.

Si hablo de soledades
o de daños orillados
acosada por crueldades…
¡Son clavos en mis costados!
 No hace falta que te apiades
Cantando quedan sacados.

Mas si canto de alegría
y cascabeles de amor…
¡No hay pasión como la mía
pues voy dejando mi ardor
derramándose en sabor
de placer por la poesía!
                                                                           Granada Sandoval.

Año 2011                          Granada sandoval.
UNA ROSA DISECADA

Voy grabando en el papel
el recuerdo de una rosa
que una mañana nació
como una prueba amorosa.

Esta rosa tan querida
que conservo disecada
es la imagen retratada
de la historia de mi vida.

Rosa que cuando nació
presumiendo de colores
porque mi madre le dio
la sangre de sus colores.

Habrá quien quizá la mire
porque recuerde su olor
de juventud y primor
y por su frescor suspire.

Habrá quien también la vea
como rosa disecada
ajada sumida y fea
que debe ser olvidada.

Pero quien lea estos versos
que pongo bajo su tallo
sentirá que el mes de mayo
se le mete por los huesos.

Sabrá que es un desafío
hablar de color y venas
circulando como un río
 entre alegrías y penas.

El granate es el color
del rojo de los amores,
el morado lo dolores
y el grisáceo desamor.

El verde es la esperanza
de los sueños que logré
porque su tallo regué
con escritos de romanza.

Blanco gris y azul de cielo,
castaño rosa amarilla
carne y fuego son el velo
de mi rosa de chiquilla.

Esta rosa disecada
es mi estrella de colores
donde se quedó gravada
la esencia de mis amores.

Año 2011                                               Granada Sandoval.

En los almendros desnudos
cubiertos de nieve helada
un invierno se enganchaba
entre garrotes y nudos.

En los árboles dormidos
diez gorriones piaban
mientras los hielos diezmaban
los tallos recién nacidos.

En los helados garrotes
temblaban enteleridos
resistiendo los azotes
los gorriones subidos.

Pasaron meses aguados
las nieves se derritieron
y los pájaros siguieron
en las ramas cobijados.

El tacto de su plumita
pudo servir de calor
para no helar el sabor
de la almendra que dormita

Al  llegar la primavera
el árbol agradecido
por el calor recibido
se vistió de enredadera

blanco y rosa de cariño
fue abrigando en  su ramaje
nidada y flores de armiño
y cantores de plumaje.

Como las aves le dieron
al almendro su calor
ahora guarda con primor
los nidos que le pusieron.

Y entre sus hojas y flores
crían las aves sus crías
para que creciendo amores
esperen las nieves frías.


3-10-2013
Granada Sandoval.

UNA VOZ EN EL SILENCIO NOCTURNO

sentí romperse en el aire
un lamento de agonía
en el cantar quejumbroso
que de algún pecho salía.

FANDANGO

Si el corazón me mordieran
cien mil lobos todo el año
si el corazón me mordieran
seguro que no me hicieran
en el pecho tanto daño
como tu lengua embustera.

Un rasgueo de guitarra
acompañaba a una voz
cuando en el aire dejaba
lamentaciones de amor.

FANDANGO

Mujer falsa y embustera
que a mi corazón llegaste
mujer falsa y enbustera
cariñosa y zalamera
¿Por qué después te portaste
como un mujer cualquier?

El aire por la arboleda
mueve el viento a su favor
mientras el hombre desgarra
su sentimiento de amor.
FANDANGO.

Por culpa de una mujer
va mi llanto salitroso
por culpa de una mujer
enzarzado en la quimera
¿Por qué tuve que creer
tu promesa traicionera?

Cuando una pena te duele
en la herida del amor
no hay nada que le consuele
ni que alivie su dolor.

FANDANGO

Más vale tener sordera
y ciego de nacimiento
más vale tener sordera
y cojera en los dos pies
que poner el sentimientos
en brazos de una mujer.

Las horas languideciendo
echaba  coplas al mar
entre sones de guitarra
por un amor infernal.

FANDANGO

Nadie puede comprender
si no lo llega a pasar
no se puede comprender
el daño que llega a hacer
las promesas sin pagar
en labios de una mujer.
                                                                    Granada Sandoval.

Silencio y pensamiento

Tú y el aire sois mi aliento
ni te veo ni te siento
pero sé que estás conmigo
siempre alerta, siempre a tiempo.
A veces como un castigo
que solo me da tormento
otras el mejor amigo
que escucha mi sufrimiento.
Eres tan imprescindible
tan sencillamente atento
siendo tu eficacia tanta
que a veces se me hace lento
estar contigo y tenerte
dentro de mi sentimiento.
Eres en mi fuente fresca
donde mi pecho sediento
se refresca la amargura
que me corroe por dentro.
Te tengo siempre conmigo
aliviando mí tormento
porque tu mejor que nadie
conoces como me siento.
Eres  mi verdad y mentira
mi agonía y desaliento
el fuego de mis cantares
y el dolor de mi silencio.
Bebes conmigo la copa
de desamor y lamento
donde se axfisió mi vida
entre la sangre y el cuerpo.
Por eso quiero cantarte 
escribiendo lo que pienso
para quedar entre letras
desnuda como un espejo.
Son los versos de mi vida
todo está sobre estos versos...
¡Mi alma mitad tu alma!
¡Mi cuerpo mitad tu cuerpo! 

Año 2012                                                      Granada sandoval


MARINERO DE AGUA DULCE

Entre canciones de olas
 llegan a puerto los sueños
 para quien disfruta a solas.

 marinero de agua dulce
 que dibujas el amor
 detente cuando yo cruce.

iré en un barco velero
que tiene como reclamo
tu mismo puerto pesquero

es un carguero de olvido
luchando en el rompeolas
como un juguete perdido.

Y tu voz desde la orilla
le va mandando señales
para enderezar la quilla.

Marinero solitario
que cantas en tierra adentro
tu voz es un relicario

 en el mar del rompe olas
siempre sirviendo de guía
para las sirenas solas.

Año 2012                                              Granada Sandoval



Es el corazón errante albatros  de mar altiva
surcando aguas dispares como un barco a la deriva.
Galeón de vaguedades sin horizonte y sin puerto
desafiando arrecifes con la popa al descubierto.
Corazón de golpe esquivo y latidos sin calor
incapaz de de estar cautivo, incapaz de dar amor.
Pobre de aquel navegante por mares de enamorar
si algún corazón errante se le cruza en alta mar.
                                                                                                            Granada Sandoval


El mar la luz y la luna,
el cantar del marinero
sombra y brillo de un lucero,
el verdor de la aceituna,
fuego de sangre moruna
mezclando fuerza y poesía
argamasan  fantasía
al corazón prisionero
en los cantos de jilguero
de tu alma y de la mía.
                                          Granada Sandoval.                           

UN BAILE DE AMAPOLAS

En mi retina un rojo de amapola.
Una imagen frágil y sencilla
que al moverse parece una chiquilla
agitando la falda en caracola.

Es un suave balanceo de roja ola
de seda y terciopelo en la semilla.
Un encastre total, la maravilla
danzarina y ardorosa en la corola.

¡Qué bello maridaje es ese estambre
enhebrado en su tallo verde trigo
con melena que sale del ombligo

y la falda flotando roja sangre!
¡Que en campo de amapolas me desangre
si me muero y el amor está conmigo!

Año 2012.                                              Granada sandoval
CARNAVAL


¡Ay! Carnaval, carnaval
que te pones las caretas
al compás de piruetas
saturando el arrabal.
Falseta al son de timbal
de pitos y muchedumbre
que imitas la podredumbre
del dirigente y del lego.
Cuchufleta de borrego
esclavo de la costumbre

¡Ay! Carnaval… carnaval
que cada año repites
capotazos y desquites
pantomimas y diretes
sin pensar donde te metes
entre rechiflas de limo.
Carnaval, parodia o timo
entre verdad y mentira
que trota haciendo la tira
con miles tretas de mimo.

Inundas calles y plazas
disfrazando muerte y vida
donde la gente se olvida
entre  murgas y cachazas
que va a comer calabazas
lo que le resta de año…
¡Somos un toro al engaño
al son que manda un disfraz
mientras se ríe mordaz
el que dirige el rebaño!

Año 2012                                                          Granada sandoval


UNA TARDE MÁS

Una tarde más de horas solitarias
perdida en el azul del horizonte.
Otra vez solo el verde adormecido
de la viña vieja y el pinar deforme.
Solo tengo el regalo de un concierto
matizando el silencio tan enorme,
el trino cadencioso del canario
amarillo limón tras del barrote.
al mirarlo gorjear su sinfonía,
en el pequeño espacio que dispone
entre notas musicales de armonía
con su frágil batuta en pico cobre,
sigo las notas del tono fabuloso
expulsadas del pico fino y doble.
Hago percusión suave con los labios,
al intento pienso, mi pena encoge.
Le sigo acompasada con sus notas
en torrente de ternura, me absorbe
el hechizo tembloroso en las plumas
de aquel cuello tierno amarillo cobre.
¡Qué corto se hace el tiempo!¡Qué ligero!
La triste soledad se va, se esconde
detrás del sol rojizo que se esfuma
perdido en el azul del horizonte.

¡Mi canario persiste con sus cantos...
mi alma se me eleva con la noche!

Año 2000.                                                         Granada sandoval.

  NADA
Entre tú y yo no queda nada
No queda ni un resquicio de luz
ni un rayo de aquel tiempo de amor
que fue en su día la base principal
de un gran proyecto.
Ahora la vida transcurre insoportable
igual que un lastre, sin horas, sin interés.
Los días pasan lánguidamente, sin ningún
aliciente por las paredes del alma.
Todo es frío, triste, silencioso
todo es un túnel sin fin por donde
el tiempo pasa como un animal
al acecho matando poco a poco
cualquier atisbo de ilusión que pueda
resurgir entre nosotros.
Por eso no queda nada, nada queda ya
en este pasadizo de aburrimiento.
No quedan risas, ni palabras, ni deseos
ni un gesto tan siquiera que pueda detener
esta agonía que avanza siniestra por la casa.
La vida transcurre entre nosotros
como un espectro sombrío, pasa
entre los dos envejeciéndonos
con esa lentitud tan cruel que trae
la muerte cuando viene con el dolor
del sufrimiento.
¡Quién lo iba a decir hace unos años
cuando todo parecía leña y fuego!
¡Quién podía imaginar que llegaría
este tiempo sin sentido, este espacio
sin razón, sin aliciente, estos días
que pondrían a nuestro corazón
en un océano de hielo!
Ya ni los recuerdos apetecen
Todo es aburrido, rancio, hueco.
Todo es rutina insoportable
que se deshiela lentamente entre
nosotros.
Pasan los días, pasan los meses
los años, el tiempo es como un
andrajo inservible por el tiempo
y nosotros somos dos seres inútiles
incapaces de reactivar ni un átomo
de luz en estos cuerpos sin aliento.
Se nos arrugó la ilusión hasta el extremo
de ser estéril y sombría.
Todo estéril y triste, lo mismo que la piel
que sigue envejeciendo sin un rastro
de esperanza en unos años inciertos.
Ahora, la soledad lo abarca todo
la casa, las paredes, los encuentros
todo, todo llega envuelto en la
tristeza que nos llena cada rincón
del cuerpo.
Hay días en los que mis ojos
desbordados de tanta soledad
tanta tristeza, se atreven a bañarse
en el infernal lago de la pena
y lloro, lloro sin cesar, sin tregua
mientras tu, te vas cobardemente
sin atreverte a preguntar el motivo
de mi llanto, ¿Para qué preguntar?
Tu ya sabes la respuesta desde hace
mucho tiempo, ¡Mi dolor, mi llanto
mis amarguras, todo es por que
entre nosotros todo ha muerto!
¡Porque no queda nada!¡Nada
que nos recuerde aquel mundo
de amor que un día fue nuestro!
                                                                                                 Granada Sandoval.

https://www.facebook.com/esandovalsantander/posts/909976629047754?ref=notif&notif_t=like